header-photo

Still Life With Leather Monkey



“(…) una calle de Pontevedra que baja hacia el oeste” 
Ernesto Sábato - Sobre héroes y Tumbas 

O quizá era hacia el este. No recuerdo.

Se me pide que escriba y yo escribo, aunque no sin disgusto, porque era temporada de silencio, hora de dejar que las cosas resbalasen lentamente hasta el charco. Indagación del charco, después; días de ver la lluvia y leer a Hawthorne. Leer a gente que con un párrafo haga inútiles libros enteros de otros. Bibliotecas. Días de sentir la propia biografía contada desde tres siglos atrás, con el atávico placer del escritor que trabaja y al que todos miran de reojo, incapaces de entender que esa pasividad casi larvaria sea en realidad trabajo alguno. Esa época. Esas cosas. El escritor como desagüe y como filtro. El escritor como riñón hipertrofiado, y malhumorado, quieto allá en su mesa mientras la vida finge que pasa. Anotando charla ajena, quizá, en toda su luminosa estupidez.

-Yo es que soy bipolar.
-Ah, muy bien, chica. Hay que tener varios estilos.

El escritor con vastos planes enfrentado al café de la mañana y a la realidad de que incluso el mínimo orden, el que precede al trabajo, es ya extenuante. Él, que nació para conquistar los mares del sur y batirse en duelo en los tejados. Él, que se crió para ser notario y recuperar los herretes de la reina, bajo un antifaz, ocultando su contranaturaleza de fedatario público. Él, que estaba destinado a contener el alma de un pueblo, ya fuese en ratos libres; a trascender el sexo de la época, el género y la moda. Él, que ahora se afana en sostener pequeñas rutinas domésticas para que el alma misma no se le disgregue como una camada de ratones. Rituales mínimos, pasos medidos. El escritor ama de casa y ama de cría. El escritor que caza ideas que si no se apuntan adecuadamente se vuelven ilegibles al cabo de pocos días, cuando con pereza eterna regresa al cuaderno para pasarlas a limpio:



Nota1.- Dice S. que el lenguaje limita, y tiene razón. Siempre son mejores los que -ya sea por un instante- han sabido jugar a perros o a árboles.

Nota2.- La tentación de lo ilegible.

Nota3.- Ya que trabajamos para la síntesis, ¿por qué no vivir después (también) en ella?

Nota4.- El fruto de la acción es el aislamiento y el de la conexión la desconexión.

Nota5.- Los grandes hallazgos de Lou fueron el “says” y el retrato social a través de la conversación. El de Iggy, demostrar que un aullido sexual a tiempo tiene más carga semántica y generacional que varios libros de Foucault (Pop’s all about code/La síntesis)

Nota6.- La clave quizá no sea vencer al tedio, sino usarlo como combustible y aprender con ello a disfrutarlo, igual que uno descubre, con la edad, el placer en el dolor de la segunda fase de una endodoncia. (Nuevos milagros del Tedio)

Nota7.- La comunidad del carajillo/pitillo/sueldillo/carguillo/zurullo… todos unidos hacia La Gran Laconada Final…

Nota8.- Familia (y II ) - “(…) He acabado como los quijotes de mis ensayos. Y como todos los quijotes vuelvo a casa maltrecho a mitad de libro”.

Nota9.- La centralidad, en términos culturales, es siempre parcial y parcialmente inventada (el pulso de la época o el espíritu de la época es múltiple hasta que se consigna, amputando varios y quedándose con uno mediante propaganda, etc)

Nota10.- Hay lucideces de muchos tipos, y la más evolucionada es hermana gemela de la estupidez: esa ventaja genética que es al tiempo una inmolación ritual, pragmática y feliz.

Nota11.- “Viva la muerte” es la única frase lúcida del siglo XX.

Y así siempre. El escritor con su cedazo, ahí lo tenéis, intuyendo en la morralla la pepita de oro que nunca llega. Un lunático que abandonó familia, clase y amigos para estas noches, al cabo sin luna, y esta espera. No los hay de otro tipo. Tratando de convencerse de que hay una épica en todo esto. Terminando por no escribir más que de sí mismo, pero sin molestarse siquiera en encubrirlo. Madame Bovary c’est moi. Tyrel Durden c’est moi aussi. Everybody is me. And you. Mi nombre es legion. Y aquí estoy, establecido con mis fosos, mis tenderos y mis putas, al fondo de un tonel vacío.

Nota12.- La feria de las microvanidades, que ni siquiera sabe pecar, blasfemar o divertirse a lo grande.

Nota13.- Contar batallitas que a nadie importan: sólo en eso he sido medianamente precoz (Precoz: de antes de la coz)

Nota14.- En la vida, hasta convertirse en esclavo es un trabajo de imposición sobre el otro. Una vocación de servicio es siempre una vocación de dominio.

Nota15.-
La Atlántida con franqueo pagado.
La vida en mayúsculas y a brocha.
La piel de la serpiente sorprendida (a media muda)
Por diez millones de turcos de permiso
Que beben orina y compran camisetas…

Se me pide que escriba, pues, y escribo, aunque contrariado, recogiendo retales, intentando juntar en las manos la ceniza del año recorrido. Preferiría, en cambio a esto, estar en una taberna cualquiera, en un pueblo cualquiera, bebiendo frente a una ventana. Las tabernas son importantes para el escritor, para este al menos. Las ventanas también. Y lleva tiempo queriendo anotar algo al respecto, una cosa concisa y secular para la que no está capacitado. Las tabernas, cruce de caminos. Las tabernas, Isla de la Tortuga particular donde se vierte esa morralla necesaria de la criba.

Hace poco un idiota hizo un comentario despectivo sobre una respuesta mía en una entrevista. Comentaba yo, en un inconsciente alarde de sinceridad, que era “de la escuela del bar”. Y es cierto que lo soy. Del bar como frontera, refugio, linde entre mundos, cobijo de toda la locura necesaria. Debió pensar el idiota en cuestión, que tal declaración me alejaba de lo profundo y me dejaba en el embarrado territorio de los punkis de base, el calimotxo y el esputo. Bueno, también he estado allí, y lo disfruté. Aún lo disfruto.

El Dr. Johnson, de quien no se puede decir que fuese precisamente un vago, o un borrachín sin criterio, o una malformada criatura del rock urbano, afirmó, como recuerda su contemporáneo Lichtemberg, que “una silla de taberna es el trono de la felicidad humana”. Por eso, suponemos, se reunía a debatir y emborracharse con los amigotes en el King’s Head, donde fundó su club.

El Dr. Johnson tenía síndrome de Tourette y alimentaba personalmente a su gato Hodges con ostras, que en aquel tiempo no eran manjar sino comida de pobres. Hodges es, desde entonces, una imagen del paraíso para el gallego tipo (si el gallego tipo leyese libros lo sabría): tiene dueño, haraganea a voluntad todo el tiempo que no emplea en adular al citado dueño y se hincha de ostras día sí día también. Y es por desgracia al gallego tipo al que me encuentro cuando bajo al pueblo en busca de mi trono de felicidad: en lugar de taberna (me hubiese bastado una de esos espartanos tugurios que Cunqueiro recordaba de su infancia) aquí hay sólo un café limpito y blanco -con wifi gratis, eso sí-. En lugar del rumor de la república pirata, una tertulia de sesentones orgullosos de poder pagar vino bueno, que se note, y ser gente de orden, parloteando sin cesar con frases prestadas de la televisión. Y al fondo una partida de cartas de cabestros que aprendieron a jugar al tute arreando ganado. Echo por tanto de menos mi taberna de Portugal, a dos o tres kilómetros de la casa a través de un bosquecillo. Aquella estancia gélida y despoblada con parroquianos menos henchidos de sí mismos que consigné en un descarte de un libro y que Johnson, creo, hubiese aprobado:

"Este es el muy apropiado momento, necesario en cada libro, en el que –mientras trabaja hablando de cómo otros trabajan- al autor se le va al carajo la computadora llevándose por delante un par de capítulos a medio hacer, justo cuando ya veía la orilla final, allá a lo lejos. Así, amputado, uno vuelve a escribir a mano y a aporrear la máquina, y se toma un respiro alejado del chat de Facebook, los we transfers que entran y salen, twitter y otras herramientas de colonización mental (muy útiles, por otro lado). Los días siguientes consisten en paseos hasta la tasca de la parroquia, donde atiende una señora sospechosamente parecida a Moe Tucker, y en contemplaciones varias. Se deja que las cosas frenen un momento y reposen, se mira el valle, abajo, con la niebla eternamente posada. Aún no es primavera. Se escucha un acordeón de domingo, se observa a un viejo que juega con un perro. Se pasa por delante de un entierro. Se comprueba que los cerdos del vecino han tenido una camada nueva. Se piensa libremente, por un momento, no en cadena sino creando cadenas nuevas, eslabones difusos. Bonita época la edad de piedra, que le decía Groucho Marx a una señora que recordaba su juventud, en aquella película.

En uno de esos paseos entre la casa y la tasca, recuerdo otra vez los trenes nocturnos. Es un pensamiento recurrente mío, raramente articulado: Es en los viajes en tren por la noche y en los pueblos pequeños en los únicos dos lugares donde me siento en paz con esta Iberia nuestra sin necesidad de estar borracho. Curioso, porque ambas situaciones son cualquier cosa menos una evasión.

Están los pueblos, donde la sociedad se dibuja en toda la claridad de sus servidumbres, pero –esa es la clave- está también adecentada de sus formas más vergonzantes y gratuitas. Se puede observar al humano como caso clínico puro, y tanto su estupidez como su dignidad se pueden aislar con cierta facilidad.

Están también los viajes nocturnos, esos momentos casi oníricos en los que uno mira afuera, a la noche, y ve pasar los lechos de los ríos, los bosques, el llano y las luces lejanas, pero también toda la secuencia de los patios de atrás, los muelles de carga, las garitas de vigilancia, los perros atados, la bombilla aún prendida de alguien que no es capaz de dormir. Es la secuencia de lo que sobrevive de la naturaleza y al tiempo la foto de las líneas de suministro para el entramado del día urbano; la franja fronteriza a la que, mentalmente, uno pertenece. La linde, el cruce de caminos donde ambas sociedades existen por un momento superpuestas.

En ambos esqueletos, el del pueblo y el de esa frontera difusa, atisbo una dignidad que en la ciudad ya sólo encuentro deformada, estilizada hasta la aberración, vacía. Una sociedad, sus entresijos ocultos, su bulla, su silencio, son cosas que es importante observar cuando hablamos de hacer canciones en el idioma que esa sociedad usa, pienso. Y me pido otra cerveza. Y Moe Tucker me la trae".

Como verá el lúcido lector, el texto es más un elogio de la pausa y del trayecto que del espacio mismo al que se viaja y del que se vuelve. Aunque éste bien hubiese valido un libro, o el comienzo de un libro. Decía Stevenson que hay lugares que “piden” una historia. Y así es.

Y nosotros escribimos las historias.

Nosotros, más sociales y asociales que nadie, obligados a componer un ser fronterizo, un vampiro tosco, el más improvisado de los seres, el menos pautado de los monstruos grotescos, el esclavo de “recuerda que sólo eres un hombre” que un día decidió tirarse al monte harto del humillante y riesgoso trabajo de soplarle al cesar en la nuca. Y, tirados al monte, ya se sabe, no queda sino la preferencia por el camino secundario. La tramoya en lugar del escenario, el tugurio poco iluminado frente al nítido espacio de coworking. Prejuicios románticos que guardamos como quien conserva (¿tontamente?) las primeras cartas de amor, a modo de brújula. Y eso ya será siempre así. Nos obligaron a ella, y acabamos amándola. Somos un matrimonio concertado que deviene feliz, nosotros y la sombra.

Decía mi amigo L., que no es del todo imbécil, que a él en la vida le hubiese bastado con ser un secundario de película de Peckinpah. Lo encuentro acertado. Deseable. Y siempre que pienso en todo esto recuerdo aquella otra película fallida, “Ride with the Devil”. En una de sus escenas, huyendo de un caseto donde han sido sitiados, uno de los rebeldes recibe un disparo que le atraviesa la boca de lado a lado sin matarlo. Luego, mientras cabalgan por una cañada, bebe agua de una cantimplora y el líquido se le escapa por los orificios de las mejillas, como si fuese un dolorido manantial humano. Pero aún así cabalga.

Regreso después a lo mío, a la criba, al vuelo, aun goteando. ¿En qué pienso, hoy, cuando cierro finalmente esta pequeña divagación requerida por la Anglogalician Cup?

Pienso en el modernísimo párrafo final de Secuestrado; en la necesidad de regalar un ejemplar de El Péndulo de Foucault a cada ocultista de salón, para que aprenda a medir el universo con la mera ayuda de un kiosko de prensa; en la gloria del arabesco cuando se le hace bailar en torno al alma en un bosque de Massachussetts (Hawthorne otra vez); en los exorcismos de baja resolución de otros como yo; en la decadencia de la poesía galaica, como una moneda ya lisiada por los maestros y los años; en la soledad tornada en gracia en las novelas del principio del mundo. Torga, Hamsun. En un viaje futurista y paradójico, de noche, guiando un Chevy, subiendo hacia Sintra, hace acaso un siglo. En el canto espectral de las mañanas, que todos han visto igual que uno, y la necesidad de escoger para él las palabras prestadas y adecuadas. En la lengua como una herencia cosida al paladar. En la amputación como principio. La castración como inicio. La sangre como primer y necesario vínculo del yo consigo mismo. Pienso en la vida disfrazado de mendigo, la única vida tolerable.

Nota16.- -Las edades de lucidez tienen puertas de desgracia. Bendito el que sepa acceder a ellas por puertas de placer.

Nota17. -“Apartarse no sirve, sólo enfrentarse”. Esta frase se puede invertir y no deja de ser mentira.

Nota18. -Waitress & Mermaid / two poorly paid professions…

¿Soñabas con todo esto cuando tu padre te sostenía en sus rodillas y te leía Miguel Strogoff? ¿O era el humo de la pólvora orlando las goletas en el Spanish Main? ¿O era el calambre eléctrico atravesando la piel, bajando por calles siempre nuevas? ¿Los tesoros ocultos? ¿El amor incontenible? ¿Fantaseabas con algo así cuando se abría la vida? Lo dudamos, pobre paria. Y sin embargo esto es lo que resta: perder el miedo a la repetición y entregarse al feísmo, es decir, a la vida. En el día es una tarea inmensa, dolorosa, pero uno no escribiría si no sospechase que la página puede ser, en eso, muy distinta del día. Sí, esto es lo que hay. La linde, la noche, el trayecto de la taberna a la casa. Y el mundo contenido entre ambos. Y la ventana, de la que hablaremos otro día.

Nota.- 19

(…) Tuviste sueños de fiebre y en esto han coagulado:
Muchos libros, un cónclave de cuervos, fuera, el
Resplandor de un invierno de neón
Y una casa vacía, excepto por el gato (…)

“Esto no es un hotel”, le he dicho a ese gato, precisamente, que me saludaba hoy al regresar a casa. A estas alturas mediadas del fracaso ya no sé ni cómo catalogar mi tipo de humor. Pero río igual.

Sirva de velada advertencia, aunque las advertencias sean siempre inútiles.




268 comentarios:

«A máis antiga   ‹Máis antiga   1 – 200 de 268   Máis recente ›   A máis nova»
  1. Willy S. dixo...
  2. Na Anglogalician Cup sabemos que é 31 de decembro porque hai entrada nova de Long Swan John Sudden. O ritual de paso entre a perda e a falsa esperanza do porvir ven sempre anunciado polas súas verbas.

  3. otro comentarista niputas aficionado a emitir pronósticos que nunca se cumplen del todo dixo...
  4. Al lector medio de blogs le va a joder esta entrada, pero, parafraseando a David Simon, que se joda el lector medio

  5. En el contexto de la colonización española de América (1492-1898), el término inglés Spanish Main (o simplemente, el Main) dixo...
  6. Lo del Spanish Main es la provocación necesaria del 2017.
    En 2018 no se notará.

  7. Ardilla Girl dixo...
  8. Echo de menos a la ardilla

  9. Traedme la cabeza de Samuel Johnson dixo...
  10. Por qué nunca escriben bien lo de David Samuel Peckinpah????

  11. Sarah W. Boasorte dixo...
  12. WAES THU HAEL!!

  13. Havel Cavallieri dixo...
  14. Descontando la crónica irrefutable, ésta es la mejor entrada del blog en lo que va de año, como viene siendo habitual, por otra parte.

  15. James Boswell, de profesión biógrafo dixo...
  16. Los cafés limpitos y blancos con wifi son los nuevos sepulcros de los literatos contemporáneos: nada se puede escribir en ellos, excepto estados de facebook, whatsapps llenos de emoticonos de flamencas y tuiteos cargados de indignación moral. Los cafés limpitos y blancos con wifi son la mejor metáfora de nuestros literatos contemporáneos: aseados, consensuales, inodoros, estériles, asépticos y hospitalarios (de hospital, no de hospitalidad, que en ese sentido son todo lo contrario)

  17. Penny Wise Usuario Único dixo...
  18. Pregunto, ¿una criba es la versión civilizada de una purga? ¿es la literatura un ensayo para la vida o es la vida la condición previa de la literatura? ¿son los entrenamientos de los miércoles de la AGC las pre-cribas de la tragedia futbolística que empieza a adivinarse en el horizonte?

  19. Las crónicas de un Sochantre armado con un sacho dixo...
  20. Esta ida de olla controlada constituye aún hoy una inmejorable guía de las tierras gallegas realizada por el más sabio, erudito, ameno y cordial de los cicerones, quien, no conformándose con describir con vehemencia cuanto mira, enriquece la geografía de los lugares que visita con esa otra, mucho más insospechada e infinitamente más exótica, de las leyendas, tradiciones e historias que se remontan, en aquel finis terrae de remotos orígenes, a la noche de los tiempos.

  21. la cita correcta es dixo...
  22. o de una callejuela de Pontevedra que baja hacia el sur; mientras sus ojos se nublan un poco más, acentuando ese brillo lacrimoso que tienen los ojos de los ancianos

  23. ¿controlamos nuestras vidas? dixo...
  24. LBQ? en su línea pesimista habitual fin de año, nos enfrenta a una realidad muy densa, de verborrea barroca, pero que funciona como radiografía de la sociedad actual y a una conclusión: no tenemos salvación. Ni unos ni otros. Porque nos hemos equivocado en el modelo, que solo produce frustración, deshumanización. Y la crisis es el problema hoy. Mañana será otra cosa. Como otra cosa fue ayer. El problema somos nosotros.

  25. Jean-Baptiste Oudry dixo...
  26. Three Does Watching Two Stags Fighting and A Family of Roe Deer; and A Boar Hunt and A Wolf Hunt
    among the thugs

  27. Pelear como una vaca dixo...
  28. I'm selling these fine leather jackets

  29. The Doppelgänger dixo...
  30. sufría también de alucinaciones autoscópicas, en las que se veía a sí mismo en doble

  31. Mike Cocks dixo...
  32. He ahí lo terrorífico del cuento.Un hombre saturado por el miedo a un mal esperado: sea el cólera, la sífilis, la locura, la muerte, los avatares metafísicos. El miedo nos hace morir dos veces, decían los estoicos (y Quevedo y Quiroga y el Main), y acaso la peor de esas dos muertes sea la del miedo: cuando vivimos por anticipado, con todos los minuciosos lujos crueles de la imaginación y el intelecto, la muerte, la enfermedad, la locura o el mal inevitables. “¡Bendito sea el mal, cuando inesperado y repentino!”, exclamaría un estoico saturado de tabernas.

  33. Introducción a una historia de las tabernas gallegas dixo...
  34. el ribeiro es el quinto elemento de un cosmos cuya piedra clave se llama el milagro

  35. Roi Liorta dixo...
  36. As baiucas eran un lugar de concentración da xente na aldea e alí os homes botaban as partidas de timba ou se daban animadas conversas de historias máis ou menos disparatadas, dependía do número de grolos que se empoleirasen, e para as que o taberneiro sempre tiña a frase chea de indulxencia: «Como conto está ben». Pero a baiuca era algo máis ca iso, pois semellaba un almacén en pequeno porque nela atopábanse as máis variadas cousas mesmo xaropes e aspirinas. Cousa que os paisanos agradecían xa que agás dos desplazamentos á feira, era moi raro saír da aldea porque estaba illada e non había estradas. Toda saída debía de facerse a pé, tan só os privilexiados podían facelo a cabalo, de aí a importante función realizada pola baiuca.

  37. Errante que no yerra dixo...
  38. Todos tenemos razones para movernos: yo me muevo por mantener enteras a las cosas.

  39. Tertuliano de guardia dixo...
  40. Era tasca de mucho humo en el aire, de tabaco negro y miradas fugaces, de conversaciones susurradas y discusiones de tono elevado. Pasaba gente de mecha corta, de los que no esperan mucho para arreglar dientes o probar lo dura que es la carne en la fugaz puñalada al costado. Habitaba mucho bohemio de los que viven los versos más que los escriben, chicas de calle audaces buscando refugio a la lluvia incesante de Galizalbion, lansquenetes corruptos de tiempos corruptos enfundados en trajes de calle camuflados pero evidentes,locos de amor errado y plumillas, muchos plumillas fajadores de licor mal destilado. Demasiados, según pensaba el dueño del mítico “ El Sirope Arce”, “beben mucho y follan poco”.

  41. El alguacil de la frontera dixo...
  42. - ¿Alguna vez has estado enamorado?
    - No nunca, he sido camarero toda mi vida.

  43. John Ford dixo...
  44. Esto es como en Pasión de los Fuertes, que aunque al comienzo sitúe el tiroteo de OK Corral en 1882, en realidad la acción transcurrió en 1881.
    Por otra parte, obra maestra.

  45. Lenguarataz dixo...
  46. Las distintas lenguas que uno debería tener: una para hablar con su madre y que nunca volviera a hablar luego; una en la cual ore y de la que no entienda una sola palabra; una en la cual haga sus cuentas y a la que pertenezca todo lo pecuniario; una en la cual escriba cualquier cosa (excepto cartas), y una para viajar y en la que también pueda escribir sus cartas.

  47. RODILLO dixo...
  48. Main es la mayor prueba de que el ego de la Anglogalician existe y es ilimitado.

  49. Tristan Corbière Calvados dixo...
  50. Lejos de este arrecife, a veces, bajo la ola
    Vio llegar un mensaje, al contemplarlos
    Batir la orilla, en polvo oscurecidos.
    Sin campanas cruzaban barcos náufragos.
    Envueltos en espiral de caracolas.
    Luego en la calma de una vasta espira,
    amarras hechizadas, y en paz ya la malicia,
    Había escarchados ojos que elevaron altares;
    Por los astros reptaban las calladas respuestas.
    Ni cuadrante ni brújula imaginan
    Más distantes mareas… Y por la azul altura
    El canto no despierta al marinero.
    Que su mítica sombra sólo el mar la conserva.

  51. Boyero dixo...
  52. Referencias a Peckinpah y Eco, podría ser una entrada de Garci o Perez Reverte.

  53. Fosi Clough dixo...
  54. @18 A Baiuca na Estrada é a catedral do futebol galaico, é o City Ground do noso povo.

  55. Zenón y su cabezón dixo...
  56. Desbarres como este siempre triunfan en el blog; sin duda porque tocan argumentos como el Corpus hermeticum y algunos aspectos del neoplatonismo amindento que no interesan solo a los que se ocupan de filosofía sino que inflaman también a todos los pirados que fisgonean en las ciencias ocultas verdaderas y presuntas.

  57. Ronnie Farras dixo...
  58. Una entrada sin Ronnie Farras es como todo sin nada.
    Espero que en 2018 desaparezcan los bichejos bastardos y vuelva mi reinado a este Reino de porcos bravos
    Kingdom Come

  59. Centinela dixo...
  60. Desde este año
    todo será ganancia,
    cielo del mundo

    Dejamos colgados los ayeres y las excusas y seguimos endureciendo el discurso.

    2018, dos citas para la Causa

  61. El viento en Crow Hill dixo...
  62. leer a f.m es tan tan eléctrico y tormentoso que a veces parece que respiremos relámpago

  63. Blake Absenta o el celebérrimo * Roberto Tumbas en todas las resacas dixo...
  64. Pujé, pues se agotaron la mecha y el aceite
    y yacen congelados los cauces de la sangre,
    por que mi corazón descontento gozara
    de bellezas fraguadas en un molde de bronce
    o de aquella que emerge en mármol deslumbrante,
    que emerge, pero vuelve a irse cuando nos vamos,
    y es más indiferente a nuestra soledad
    que cualquier espejismo. Qué viejos somos, corazón;
    la belleza que vive es de los jóvenes:
    no podemos rendirle su tributo de lágrimas salvajes.

  65. la pausa entre hemistiquios después de «fistfucking», el anapesto dixo...
  66. Soy el rey sin corona de los insomnes
    que sigue espantando a sus fantasmas con un sable,
    un estudiante de los techos y las puertas cerradas
    que apuesta a que dos más dos no son siempre cuatro.

    Una vieja alma jovial que toca el acordeón
    en el turno de noche de la morgue.
    Una mosca que huyó de la cabeza de un loco
    para darse un respiro en la pared vecina.

    Descendiente de herreros y druidas:
    un ayudante de escenario malhumorado
    de dos célebres e invisibles maestros ilusionistas,
    uno llamado Main, el otro Main, asumiendo, claro está,
    que soy la persona que me figuro ser.

  67. De cuncas con Cunqueiro dixo...
  68. Cantaban los pájaros en los alisos, volaban los cuervos en los barbechos y sobre su cabeza describía anchos círculos, indolente cazador de gazapos, el gavilán. ¿A qué llaman los porcos bravos follar?

  69. The man in the high castle dixo...
  70. Cuando eras pequeño te decían "todo está en los libros", pero luego aprendes que en realidad todo está en las tabernas, en las que tienen ventanas y en las que no.

  71. Galician Patriot dixo...
  72. Todos soñamos con La Gran Laconada Final

  73. guarda mayor de caza y pesca fluvial del reino de Galicia dixo...
  74. Hoy hago un alto en mis historias bretonas para preguntarte, amigo Cunqueiro, a qué puede deberse que el cuco cante esta temporada de noche. El otro día fue al filo de las doce cuando oí su burla en la oscuridad de la robleda. Desde mi ventana campesina, la voz, errante como el mismo cuclillo, sonaba ahora a un lado y luego a otro, para parecer a veces salida del mismo mar

  75. Curtido en Los Barrizales de la Vanidad dixo...
  76. No debes olvidar que, aunque escrita en castellano, toda su obra está dedicada a Galicia ; una Galicia a la que ama profundamente y que recorrió de punta a cabo, escribiendo sobre todas sus comarcas sin excepción ; una Galicia, en fin, que él concibe como representante legítima del celtismo junto a otras tierras hermanas dentro del mundo celta, especialmente Armórica e Irlanda

  77. Teatro venatorio y coquinario gallego dixo...
  78. de la mejor arquitectura que forman el románico, el laurel y el roble surge LBQ?, el penúltimo señor rural de Galiza

  79. Desde el extremo occidental de la península como un Hombre auténtico y palpitante, ligado a su tierra a pesar de ser un impenitente viajero. dixo...
  80. es dueño de la palabra bellísima que brilla montesía como crisoberilo al sol negro de la huida de nosotros mismos

  81. Tolo Stia dixo...
  82. muy larga y autocomplaciente

  83. al mismo individuo entre las manos de la ronda de matrícula. dixo...
  84. Todos los hombres se sienten humillados por no haber sido porcos bravos, o por no haber estado en altamar

  85. Casandra Yuggoth dixo...
  86. Sólo un hechicero puede pretender calmar con palabras las tormentas

  87. La historia de Rasselas, príncipe de Abisinia dixo...
  88. Un joven y una doncella se conocen por accidente, o se les reúne bajo algún pretexto, intercambian miradas, se corresponden con cumplidos corteses, vuelven a casa y sueñan el uno con el otro. Al tener apenas asuntos en los que entretenerse, o divertir su pensamiento, se hallan inquietos cuando están separados, y concluyen así que han de ser felices unidos. Contraen matrimonio y descubren lo que nada, excepto una ceguera voluntaria, podía antes ocultar; desperdician sus vidas en trifulcas e increpan a la naturaleza por su crueldad.

  89. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  90. La figura de Samuel Johnson, también conocido como «Doctor
    Johnson», domina de manera contradictoria y elusiva el panorama
    intelectual inglés de la segunda mitad del siglo XVIII. Para los siglos posteriores, y sobre todo en Inglaterra, más que un autor pasó a ser un personaje inolvidable: el que compusiera con
    meticulosidad y cariño el escocés James Boswell en su Vida de Samuel Johnson.
    En parte, ello se debe a que casi toda su enorme producción está constituida por trabajos clásicamente considerados impersonales o menores (transcripción de debates parlamentarios, prólogos,
    comentarios bibliográficos, miscelánea, biografías), aunque se trate de obras monumentales (un Diccionario de la
    lengua inglesa, y una edición crítica y anotada de las obras completas de Shakespeare).
    Había también un violento contraste entre su aspecto físico (de cuerpo grande y desgarbado, afectado por una especie de oscilación y temblor permanente, con cicatrices de una
    cercana viruela, ciego de un ojo y miope
    del otro, vestido desaliñadamente) y la
    excepcional claridad para expresarse
    verbalmente (alguien comentó que sus
    palabras parecían una segunda edición
    corregida); y entre su capacidad de
    organizar con lógica y buen sentido
    cualquier tipo de tema o trabajo y sus
    peligrosos ataques de melancolía e
    inercia, que él era el primero en temer
    por su cercanía a la demencia.
    Su vida estuvo dividida en dos
    períodos nítidamente delimitados,
    incluso en lo creativo. El primero, con
    mucho el más prolongado y difícil, se
    extendió a lo largo de cincuenta años, y
    representa una permanente lucha a brazo
    partido contra la miseria y sus propias
    limitaciones; en ese período escribió
    casi toda su obra. El segundo, que
    comienza a partir de una pensión
    acordada por el rey Jorge III, está
    constituido por las dos décadas en que
    reinó como una especie de soberano de
    las letras inglesas, sobre todo a través
    de su versatilidad y profundidad como
    conversador en reuniones sociales o en
    las reuniones de un Club Literario cuya
    sede era una taberna. Es el aspecto que
    ha dejado registrado con fidelidad
    Boswell en su Vida, salvando así para la
    posteridad una parte de la «obra» de
    Johnson tan importante como la escrita.
    Rasselas, un relato filosófico publicado
    en 1759, marca con claridad la división
    entre las dos etapas.

  91. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  92. Samuel Johnson nació el 18 de
    septiembre de 1709 en una casa (ahora
    convertida en museo dedicado a su
    memoria) de la Plaza del Mercado de
    Lichfield, localidad de la región de las
    Midlands. El estado de salud del recién
    nacido era tan precario que se temió por
    su vida y se apresuraron a bautizarlo esa
    misma noche. Poco después se vio
    afectado por la escrófula, según se cree
    contagiada por una nodriza que lo
    amamantaba. Esta enfermedad le dejó un
    ojo prácticamente inutilizado y el otro
    miope. Su padre, Michael Johnson, era
    librero. Aunque respetado por sus
    vecinos, nunca pudo salir de la miseria,
    a la que había colaborado en su
    momento la compra de la enorme
    biblioteca del conde de Derby. Con su
    habitual precisión para definir
    problemas propios o ajenos, su hijo
    Samuel escribiría más tarde: «mi padre,
    que en la primera parte de su vida había
    contraído deudas, nunca comerciaba lo
    suficiente para pagarlas y mantener a su
    familia; sacaba algo, pero no lo
    suficiente».
    Su madre, creyente y puntillosa (que
    fomentaría en Johnson cierta tendencia a
    la culpa de raíz religiosa), lo llevó a los
    tres años a Londres en un breve viaje,
    con la intención de curarlo mediante el
    toque de la Reina Ana, siguiendo una
    creencia de la época. A su regreso tuvo
    un segundo y último hijo, Nathaniel, con
    quien Samuel nunca se llevaría bien.
    La biblioteca de Michael Johnson
    constituyó la base de ese saber
    enciclopédico y variado que
    caracterizaría a su hijo Samuel. En los
    momentos de quietud o melancolía iba
    descubriendo a los poetas ingleses, a
    Petrarca, profundizaba el dominio del
    latín o tenía su primer memorable
    contacto con Shakespeare. Lo que más le
    atraía, sin embargo, eran los relatos
    sobre costumbres y creencias de países
    lejanos. Pronto la fabulosa capacidad
    del niño para memorizar y ordenar lo
    leído se destacó en el medio provincial
    de Lichfield. En 1717 Samuel comenzó
    sus estudios en la escuela primaria del
    pueblo, para continuarlos luego en la
    Escuela de Stourbridge, ayudado por
    distintos mentores impresionados por su
    capacidad intelectual.

  93. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  94. Ya en esa época comenzaron a
    sucederse sus períodos de actividad o
    concentración frenética, y sus ataques —
    a veces prolongados— de enorme
    inercia, durante los cuales era incapaz
    de trabajar. En 1728 comenzó sus
    estudios en Oxford: la imposibilidad de
    poder terminarlos, por falta de medios
    (vestía con harapos, sus zapatos estaban
    casi destrozados) fue una de las
    primeras grandes frustraciones de su
    vida. Tuvo que regresar a Lichfield, y
    con su costumbre de encarar
    pragmáticamente los momentos difíciles,
    buscando el movimiento antes que la
    resignación, adquirió la costumbre de
    realizar extensas caminatas, sobre todo
    entre Lichfield y Birmingham, que
    distaban unos veinte kilómetros entre sí.
    Ser famoso por su erudición no le
    había servido de nada, y a veces incluso
    dificultaba sus relaciones con los
    demás. En Birmingham vivía un Dr.
    Swinfen, padrino de Johnson. Samuel
    acudió a él para consultarlo sobre una
    cura para sus depresiones: le entregó un
    relato completo de sus síntomas, escrito
    en latín. La agudeza profesional con que
    estaba escrito impresionó tanto al
    médico que lo mostró a algunos amigos,
    infidencia que Samuel no pudo
    perdonarle y agrió su amistad durante
    años.
    Poco a poco Johnson se fue
    quedando en Birmingham, donde
    contaba con la amistad de Edmund
    Hector. Para sacarlo en parte de su
    difícil situación económica a éste se le
    ocurrió hacerle traducir un libro que
    Johnson había leído en Oxford: el Viaje
    a Abisinia del padre portugués Jerome
    Lobo, basándose en la versión francesa.
    El librero Warren se encargaría de
    editarlo y venderlo. Poco después de
    empezar el trabajo Johnson cayó víctima
    de un ataque depresivo. Su amigo
    consiguió convencerlo de seguir, pero
    tuvo que desempeñar el papel de
    ayudante: Johnson dictaba la traducción
    desde su lecho y Hector la transcribía
    fielmente.
    El volumen apareció en 1735. Ese
    mismo año Johnson se casó con
    Elizabeth Porter, una viuda casi veinte
    años mayor que él. Empeñando en ello
    parte de su dote, instalaron una
    academia privada para enseñar griego y
    latín, empresa que terminó en el fracaso,
    ya que sólo contó con un máximo de
    siete alumnos.
    Al fin partió a Londres, en compañía
    de David Garrick, que llegaría a
    alcanzar gran fama como actor
    dramático, y adaptador de las obras de
    Shakespeare. Su esposa, a quien llamaba
    Tetty, se quedó en Hampstead, y durante
    un tiempo Johnson se entregó a una vida
    bohemia, recorriendo las calles a altas
    horas de la noche y disfrutando del
    clima de los bodegones donde comían
    personajes tan anónimos y pobres como
    él.
    Al fin entró en contacto con el editor
    Cave, quien publicaba un periódico de
    naturaleza miscelánea: The Gentleman's
    Magazine, pionero de ese tipo de
    publicaciones y al que el propio Johnson
    atribuye en su Diccionario el origen de
    la acepción de la palabra magazine que
    significa revista. Johnson empezó a
    colaborar con el variado equipo de
    redactores, y su primer trabajo fue un
    poema publicado en marzo de 1738, en
    el que defendía a Cave contra editores
    rivales que lo habían atacado. Poco
    después dio a conocer su primer trabajo
    personal: Londres, un poema sobre la
    gran capital, escrito como imitación de
    una sátira de Juvenal.

  95. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  96. Sus actividades en la revista se
    interrumpieron un tanto cuando, luego de
    la partida de Londres de su gran
    compañero de caminatas el poeta
    Richard Savage, viajó a las Midlands,
    donde pasó varios meses, haciendo
    serena vida social, período que más
    tarde recordaría como uno de los más
    felices de su vida.
    A partir de 1741 Johnson se encargó
    de una sección fija de la revista: la
    transcripción de los debates del
    Parlamento. La misma se realizaba de
    modo indirecto: un decreto de 1738
    prohibía la transcripción literal. Se
    recurrió entonces al ardid de
    presentarlos como debates del
    Parlamento de Liliput (la obra de Swift
    era muy popular en ese momento). A
    fines de 1739 la revista publicó una
    clave de todos los nombres ficticios.
    Johnson había comenzado a colaborar
    con William Guthrie desde un principio,
    y a partir de 1741 fue único autor de la
    sección. La misma se elaboraba sobre
    resúmenes preparados por ujieres del
    Parlamento, o relatos verbales de
    terceros a empleados de Cave. De
    manera que se trataba de textos
    totalmente elaborados por Johnson sobre
    una guía previa, a una velocidad
    prodigiosa, y con una calidad oratoria
    digna de Demóstenes. La experiencia le
    fue útil además como panorama
    pragmático y completo de la política y
    la sociedad de su tiempo, aunque más
    tarde mencionara esa parte de su obra
    como la que menos apreciaba. La causa
    quizá resida en su radical honestidad:
    las palabras escritas por él se tomaban
    al pie de la letra como dichas por los
    políticos en los debates, y es posible
    que le irritara ver reproducidas en
    publicaciones extranjeras esas supuestas
    transcripciones literarias.
    El 31 de julio de 1743 moría
    Richard Savage, el poeta y bohemio que
    lo acompañara en sus primeros
    vagabundeos londinenses. Savage se
    decía hijo bastardo de la condesa de
    Macclesfield, y vivía básicamente de
    los préstamos de los amigos que
    admiraban su talento. Eran ellos quienes
    lo habían convencido de abandonar
    Londres, en busca de una vida más
    ordenada. Ante su muerte Johnson
    propuso a Cave escribir una biografía
    de aquel personaje típico de la ciudad.
    Esta Vida de Savage fue su primera obra
    importante, y obtuvo cierta resonancia
    en el ambiente literario. Estaba
    estructurada como un conmovido
    homenaje, que no ahorraba los aspectos
    extravagantes de Savage ni la
    admiración por sus cualidades. Después
    de cinco años de trabajo ininterrumpido,
    sin embargo, Johnson seguía siendo
    pobre. La casa de Lichfield, en la que
    vivía su madre, seguía hipotecada, y él y
    su esposa debían vivir de lo que ganaba
    con su pluma. La misma estuvo ocupada
    por una serie de trabajos diversos para
    Cave (sobre todo biografías en las que
    reelaboraba material preexistente).
    Aparte de lo escrito para Cave, entre
    1742 y 1744 Johnson se encargó de una
    de esas empresas al mismo tiempo
    ciclópeas y formadoras de la enorme
    amplitud de su conocimiento. El librero
    Thomas Osborne había comprado por
    trece mil libras una de las bibliotecas
    más completas de su tiempo: la de
    Edward Harley, conde de Oxford.
    Decidido a hacer valer su adquisición,
    pensó en un catálogo fuera de lo común,
    que constituyera una obra en sí mismo:
    descripción completa de los libros,
    indicación sumaria de su contenido, y
    precio. Para ello contrató a Johnson, que
    manejó y anotó (en colaboración con
    William Oldys) nada menos que
    cuarenta mil volúmenes, repartidos en
    cuatro tomos de catálogo. El trabajo dio
    origen a una de las innumerables
    anécdotas sobre el carácter de Johnson.
    En una discusión con Osborne llegaron a
    las manos, y el Doctor lo habría
    derribado. En 1812 se exhibió en una
    librería una voluminosa Biblia Graeca
    Septuaginta de 1594, objeto con el que
    Johnson habría golpeado al veterano
    librero.

  97. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  98. En los primeros meses de 1745
    comenzó a elaborar su plan de una
    edición anotada completa de las obras
    de Shakespeare, y para exhibir sus
    aptitudes para la tarea escribió un
    folleto sobre Macbeth.
    Un año después se firma el contrato
    para una de sus obras inmortales: el
    Diccionario de la lengua inglesa. Para
    el proyecto se reunieron siete libreros
    en una especie de consorcio, y
    acordaron pagar mil quinientas setenta y
    cinco libras por el trabajo. John Wain,
    en una espléndida biografía sobre
    Johnson , determina con concisión y
    orgullo dignos de Churchill la diferencia de la empresa con las de otras naciones: «… ofrecieron además un ejemplo
    paradigmático del comportamiento ilustrado que puede ejercer a veces lalibre empresa. Francia e Italia tenían
    academias, enormes comités de hombres instruidos, financiados por el dinero público y el mecenazgo privado, para
    hacer este tipo de trabajo. Inglaterra contaba con siete libreros y Samuel Johnson»
    El trabajo se extendió a lo largo de
    nueve años, con la colaboración de seis
    ayudantes encargados del trabajo de
    encolar y pegar definiciones. Johnson
    fue quien impuso el sistema, más tarde
    clásico, de ofrecer citas como ejemplos
    de buen uso. Su obra representa el
    momento en que el idioma inglés se
    regulariza, en un gran esfuerzo
    colectivo, y permite además rastrear
    convicciones y matices personales del
    propio Johnson, no sólo en la selección
    de autores citados, sino también en
    algunas de las definiciones (en donde
    dejaba filtrar prejuicios como su clásico
    disgusto hacia los escoceses —aunque
    cinco de sus seis ayudantes lo eran—, o
    hacia su propio trabajo: la palabra
    lexicographer significa según él:
    «Escritor de diccionarios; ganapán
    inofensivo, que se ocupa de rastrear el
    origen, y detallar el significado de las
    palabras»). Justamente el trabajoso
    aspecto filológico es el menos sólido de
    la obra, y el que hizo que su diccionario
    fuera criticado en exceso a partir de
    mediados del siglo XIX, cuando esa
    disciplina se desarrolló más. En el
    momento de su publicación (1755), sin
    embargo, el Diccionario se convirtió en
    un objeto imprescindible en todo hogar
    inglés, y lo siguió siendo durante todo un
    siglo.
    El mismo año de publicación del
    Diccionario Johnson recibió un título
    honorífico de Master of Arts de la
    universidad de Oxford, y redactó su
    famosa carta a lord Chesterfield. A este
    noble con intereses culturales había
    dedicado Johnson su Plan para el
    Diccionario, escrito antes de emprender
    la monumental tarea. Pero lord
    Chesterfield no volvió a ocuparse de él,
    hasta que en el preciso momento en que
    aparecía publicada la obra escribió dos
    supuestas alabanzas, de índole frívola y
    muy poco felices. Johnson reaccionó
    entonces con una majestuosa carta de
    rechazo que los historiadores de la
    sociología literaria toman como el mejor
    documento y testimonio del momento en
    que se acaba el sistema del mecenazgo y
    el hombre de letras pasa a depender de
    su propio trabajo. Para expresar su
    desagrado ante esa sospechosa ayuda de
    último momento Johnson escribió: «No
    es un padrino, milord, quien mira
    despreocupado cómo un hombre lucha
    por la vida en el agua y, cuando éste ha
    llegado a tierra, lo estorba con su ayuda.
    Si la atención que usted ha tenido a bien
    conceder a mis esfuerzos hubiese sido
    más temprana, habría sido bondadosa;
    pero se demoró hasta que estoy
    indiferente y no puedo disfrutarla, hasta
    que estoy solo y no puedo compartirla,
    hasta que soy conocido y no la
    necesito».

  99. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  100. La referencia a su soledad se
    relaciona con la muerte de su esposa
    Tetty, en 1752. Aunque en los últimos
    tiempos ambos se habían distanciado, su
    desaparición hundió a Johnson en una
    profunda pena. A partir de entonces no
    volverá a casarse, y se rodeará en
    cambio de una serie de personajes
    extravagantes a quienes albergará bajo
    su techo poco a poco. Ante todo estaba
    Francis (o Frank) Barber, un muchacho
    negro liberto, a quien tomó bajo su
    protección quince días después de la
    muerte de Tetty. Lo trataría siempre con
    gran respeto (se cuenta, por ejemplo,
    que se encargaba siempre de comprar en
    persona la comida de Hodges, su gato,
    para no ofender a Francis al encargarle
    el cuidado de un animal doméstico).
    Cuando en 1765 Johnson ocupó una casa
    en el Nro. 7 de la calle Fleet, residirían
    allí (además de él y Francis), Anna
    Williams, una mujer madura y ciega; el
    anciano Levet, delgado médico cuya
    práctica a veces rozaba el curanderismo;
    la viuda Desmoulins, hija de su padrino
    el Dr. Swinfen; y una mujer llamada Poli
    Carmichael, quienes vivían todos en un
    estado de hostilidad mutua permanente.
    Como el propio Johnson escribiera una
    vez a Hester Thrale: «la señora
    Williams odia a todos; Levet odia a Desmoulins y no aprecia a la señora Williams; Desmoulins odia a los dos; Poli no aprecia a nadie».
    Pero nos hemos adelantado en el
    tiempo. Aparte de sus numerosos
    trabajos de índole miscelánea (prefacios
    o contribuciones a obras sobre
    intercambio comercial, educación, etc.).
    Johnson escribe en 1749 otro poema
    importante: Sobre la vanidad de los
    deseos humanos, también basado en
    Juvenal. En 1750 se impone escribir dos
    ensayos semanales, que se publicaban
    bajo el nombre The Rambler (algo así
    como «el paseante»), y que constituyen
    en su mayor parte reflexiones sobre la
    conducta en la vida, pero también sobre
    temas históricos, literarios o generales.
    Se extendieron a lo largo de dos años, al
    igual que otra serie periódica, The Idler,
    publicada a partir de 1758.
    Como en el momento de escribir la
    primera serie se encontraba concentrado
    en el Diccionario, la necesidad
    económica no parece haber sido el
    impulso básico para emprenderla. Se
    trataba más bien de crear un mecanismo
    para combatir su propensión a la inercia
    y para ejercitar su viejo hábito de
    trabajar con un plazo límite, que solía
    cumplir siempre a último momento.
    Anteriormente había realizado, por
    ejemplo, planes que a veces rozaban lo
    patético para organizar su tiempo y sus
    lecturas: Boswell cita diversas listas en
    las que precisaba la cantidad de líneas
    de distintas obras y el promedio de
    tiempo en que podría leerlas.
    También en estos años Johnson funda
    un club informal, que se reunía en King's
    Head, una taberna famosa por sus
    beefsteaks. Allí asistían personajes
    como el abogado John Hawkins (quien
    escribiría más tarde una biografía de
    Johnson), Hawkesworth (que registraría
    los viajes del capitán Cook), la escritora
    Charlotte Lennox, y sobre todo el doctor
    Richard Bathurst, a quien Johnson
    apreciaba profundamente. El trabajo a
    destajo, ininterrumpido, y las
    conversaciones y polémicas con los
    amigos fueron siempre para Johnson el
    mejor remedio contra la melancolía y el
    temor a la locura. Según su célebre
    frase: «una silla de taberna es el trono
    de la felicidad humana». Entre los
    numerosos amigos que hizo en esa época
    se destaca el pintor Joshua Reynolds,
    que dejaría a la posteridad los mejores
    retratos de Johnson, en los que captó con
    fidelidad su personalidad a lo largo del
    tiempo. También provendría de él el
    principal impulso para la fundación del
    Club Literario de los últimos veinte
    años, que se transformaría en una de las
    reuniones de eruditos y talentos más
    famosa de la cultura inglesa.

  101. El Grito de Gypo Nolan dixo...
  102. En 1756 Johnson escribió una
    enorme cantidad de artículos,
    comentarios bibliográficos (para la
    Literary Gazette) y un importante Plan
    para la edición de las obras completas
    de Shakespeare, viejo proyecto
    incumplido. Como crítico de literatura,
    se mantuvo un tanto distante con
    respecto a la novela, que era el
    principal fenómeno literario del
    momento. Le desagradaban tanto Sterne
    como Fielding, y admiraba a Richardson
    por su inclinación moralizante. Una
    carta a este último, pidiéndole unas
    libras prestadas para evitar la cárcel por
    deudas (que en esa época podía
    equivaler a una condena a cadena
    perpetua, o a muerte), indica que sus
    problemas económicos estaban lejos de
    verse resueltos. En 1758 se encontraba
    otra vez bajo arresto, por una deuda de
    cuarenta libras, oportunidad en que
    acudió en su ayuda el editor Jacob
    Tonson, que estaba interesado en su
    edición de Shakespeare. Y para
    culminar esta década crucial, en 1759
    muere su madre.
    Es entonces cuando escribe, en el
    plazo de una semana, y para pagar el
    funeral de Sarah Johnson, el relato
    filosófico Rasselas, príncipe de
    Abisinia, sobre el que volveremos más
    adelante. Este texto señala el momento
    en que su vida entra en un remanso final
    en cuanto a las dificultades económicas
    y su ya sobradamente merecida fama.
    Rasselas tuvo una celebridad inmediata,
    y pronto fue traducida al francés, el
    italiano y el alemán. Por fin, en 1762, el
    rey Jorge III le otorga una pensión de
    300 libras anuales, que le bastaban y
    sobraban para sus necesidades. A partir
    de ese año su producción escrita declina
    notablemente, y se acentúa en cambio su
    actividad de polemista y conversador.
    Comienza también a viajar cada vez con
    mayor frecuencia y placer. La obra más
    importante publicada en estas dos
    décadas es la esperada edición completa
    da Shakespeare, que, prometida para
    1757, aparece recién en 1765, en ocho
    volúmenes y con una tirada de mil
    ejemplares.
    Dueño al fin de su tiempo, Johnson
    realiza uno de sus primeros viajes
    invitado por Joshua Reynolds a su
    Devonshire natal. No deja de ser
    conmovedor que en aquella isla de gran
    poderío naval que era la Inglaterra del
    siglo XVIII, sea ésa la primera ocasión
    en que uno de sus hombres literarios
    más importantes ve el mar, a la edad de
    52 años.
    Reynolds quedó tan impactado en
    ese viaje por la conversación de
    Johnson, que más adelante se ocupó de
    proponer y llevar adelante un club
    informal de amigos, que se reuniera
    periódicamente en una taberna a discutir
    los más diversos asuntos. La idea se
    convirtió en realidad en 1764, y sus
    ocho miembros originales fueron (aparte
    de Johnson) Reynolds, Burke, Nugent,
    Beauclerk, Langston, Goldsmith,
    Chamier y Hawkins. La fama del Club
    Literario era tan grande que pasar a
    integrarlo equivalía a ser elegido para el
    Parlamento. En diez años pasó de los
    ocho miembros originales a dieciséis, y
    en el momento de la muerte de Johnson
    había alcanzado un record de treinta y
    cinco integrantes. Otros nombres
    importantes de esa especie de
    universidad heterodoxa fueron Gibbon,
    Garrick, William Jones y Warton.
    En 1763 se había producido el
    histórico encuentro entre Johnson y
    Boswell, en la trastienda de la librería
    de Tom Davies. A partir de entonces la
    pareja del corpulento Johnson y del
    inquieto escocés iría conformando poco
    a poco esa inquebrantable amistad con
    momentos de sublime buen y mal humor
    que quedaría fijada en un dúo de
    personajes tan imperecedero como el de
    Don Quijote y Sancho Panza, o el de
    Laurel y Hardy.

  103. conclusíón de que nada se concluye dixo...
  104. Your HTML cannot be accepted: Must be at most 4,096 characters y 69 mamadas y deberían darte 1000 azotes por zote y pesado

  105. Elogio al Main dixo...
  106. Los demás nos convertimos en lo que pequeños que somos porque somos corrientes. Él viene de una tierra fronteriza que nos es desconocida

  107. Más de lo menos dixo...
  108. Una entrada de malditismo de albariño y pose crepuscular agrorock

    Le doy un two ply

  109. Astilleros de serrín dixo...
  110. Eres bastante más Madame Bovary que Tyler Durden
    Eres la Pardo Bazán de los que que escriben en el blog

  111. Doctor Pyg dixo...
  112. Recuerdo cierta fórmula para un guisado de puerco, que se iniciaba con el siguiente escabrosísimo primer paso de técnica: "Se echa mano de un cerdo, y se le castra "

  113. La bebida más común allí eran los cuartos de vino, los cogutos, una botella con un corcho y una caña, para la que no necesitabas vaso. dixo...
  114. ¿es que no has visto la nube de zuritas sobre los encinares del Pollo, cacho maricón?

  115. Iñaki Ugarte Uiriarte dixo...
  116. Algunos dicen que siempre ha estado aquí, cobijada, esperando pacientemente el momento de su recogida como aquel ansiado recuerdo aguarda al melancólico empedernido, como la trufa soterrada a su sabueso bien adiestrado. Otros sostienen que se construye a base de una aventura teórica, a veces en una modalidad unilateral, sistemática y un poco onanista, edificadora de castillos flotantes; otras veces de forma consensuada, experimental y casi romántica en la cual los roces y el tonteo terminan convenciendo a la aventura de engendrar un compromiso estratégico con la realidad. La verdad, por lo tanto, es un objetivo que suscita diferentes aproximaciones, un destino donde confluyen diferentes caminos, todos ellos, eso sí, territorios históricamente minados por sus díscolos hermanos siameses- el error y la mentira- y, por si fuera poco, en los tiempos que corren, abrasados por la ofensiva relativista que se empeña en que se cancele la expedición. Pero pase lo que pase o se pase por donde se pase, resulta que la verdad importa. Y mucho, al menos para cierta gente más que para otra.

  117. el Señor de las Hienas into the skull of a Dead Jester dixo...

  118. Un hombre vio el mundo entero como una calavera
    riente y un par de huesos cruzados. La carne rosada de la
    vida se encogió hasta desaparecer de todos los rostros.
    Nada cuenta, nada. Todo es falsedad. Polvo al polvo, ceniza
    a las cenizas, y una antigua tiniebla y un silencio inútil.
    Lo había visto todo. Fue entonces a un concierto de Gog y las Hienas Telepáticas En 40 minutos, las olas de sonido le golpetearon los tímpanos. La música se llevó por delante algo, no sé qué, de su interior. La música derribó y reconstruyó algo en su cabeza, no sé bien qué, o en su corazón. Aplaudió durante
    los cinco bises de Hope's Hero. Al salir, dio con las suelas en la acera de una manera nueva. Era el mismo hombre, en el mismo mundo de antes. Sólo que existía un fuego que canta y un ascenso de cardos camino de la taberna
    perennes sobre el mundo entero que contemplaba.

  119. Kane Porcollóns dixo...
  120. He aquí un revólver.
    Tiene un asombroso lenguaje propio.
    Entrega ultimátums infaliblemente.
    Es la última palabra.
    Un simple, pequeño dedo índice puede contar una historia terrible
    con él.
    Hambre, miedo, venganza, robo, se esconden tras él.
    Es la garra de la selva vuelta rápida y poderosa.
    Es el garrote del salvaje dotado de precisión magnífica.
    Es más expedito que cualquier juez o tribunal.
    Es menos sutil y traicionero que cualquier abogado o diez de
    ellos.
    Cuando ha hablado, el caso no puede ser apelado a la suprema
    corte, no hay recurso alguno, ninguna acción de amparo, ninguna
    suspensión judicial que interfiera con el propósito original.
    Y nada en la filosofía humana persiste más extrañamente que la
    vieja creencia de que el Main está siempre del lado de aquellos que
    tienen más revólveres

  121. autor anónimo anglo-normando dixo...
  122. La mayor parte del condado de Yoknapatawpha está incluido en la llamada formación Wilcox, perteneciente al terciario (eoceno), y consistente en arenas silíceas estratificadas, alternantes con arcillas laminadas versicolores, lechos ligníticos y margas intercaladas fosilíferas.

  123. Rabudo Fervenza dixo...
  124. en anos de bandeiras e persoas esfarrapadas e bó ler esta xenial arquitectura diexética

  125. Centinela dixo...
  126. El viento noroeste llega, y el amarillo está rasgado y lleno de rotos;
    nuevas cosas bellas viene con el primer escupitajo de nieve en ese viento noroeste;
    y las viejas cosas se van – ninguna dura
    pero lo seguimos intentando
    Aplastad las ciudades.
    Haced añicos las murallas.
    Bebed en todas las tascas
    Destrozad fábricas y catedrales, almacenes y hogares;
    apiladlos como caigan, entre escombros y madera
    renegrida y quemada:
    somos Anglogalician y nadie nos ha ordenado.

  127. Estibador Portuario dixo...
  128. ¿Quién quiere conquistar los Mares del Sur teniendo a proa los del Norte?

  129. la proclisis del pronombre (habíase), algunos nexos (puesto que, con valor concesivo), los tratamientos, etc. dixo...
  130. como una fresa, un pico de cigüeña, una frambuesa, una guinda, un licor de guindas

  131. Vou ó Carniceiro dixo...
  132. Rotbaf Luden é unha moza de vinte e tres anos, estudante de filoloxía clásica e filla de emigrantes, que chega a Tagen Ata desde a illa de Anatí. Milita na resistencia, e representa a organización exterior da Irmandade de Tagen Ata. Chega ao país dos seus pais para entrevistarse con Ulm Roan, un personaxe misterioso e inimigo do Main.

    Tagen Ata é un país cunha gran fraga e cultivos de vide nos vales do sur, con pequenas vilas e aldeas espalladas polo territorio. Desde a Idade Media está sometido por Terra Ancha. Rotbaf ten unha visión idealizada que realmente non se correspondía co que pasaba, en parte polo retardo na comunicación, pois as cartas podían tardar moito tempo en chegar.

    Nunha pequena taberna de aldea onde atopa con Long Swan John Sudden dinlle onde pode contactar con Ulm Roan. Vai á vila de T., e alí coñece a súa tía Natalia. Xa na casa de Ulm, este dille que a ITA foi desmantelada, e que el é o responsable. Esta decisión de carácter posibilista levouse a cabo logo de que Terra Ancha lle cedese certa autonomía administrativa a Tagen Ata. Porén, os cimarróns queren seguir adiante coa loita armada, refuxiándose na fraga e actuando en forma de guerrilla non só contra o estado, senón tamén contra o capital.

    Rotbaf perde a súa virxindade con Ulm, e á mañá seguinte escribelle unha notiña dicíndolle que está moi equivocado, que os cimarróns, finalmente, vencerán. Rotbaf fuxe ao bosque, controlado polos rebeldes, e únese á resistencia.

  133. Papillon Grey dixo...
  134. Jabalíes en las tabernas, posadas y burdeles
    pero Tabernas es también un desierto y esos spaghettis no gustan en este Western

  135. El Sármata Borracho que fue Samurái Vagabundo dixo...
  136. Una casaca militar azul con botones de bronce dorado, chaleco y pantalones de cuero amarillo, bufanda negra, tricornio negro con un botón dorado, guantes de esgrima hechos de cuero de ciervo, con la parte superior de cuero de alce, y sólidas botas negras altas de caballería, con espuelas de hierro. Un tahalí de cuero de ciervo a la cintura, con una espada larga de empuñadura de bronce dorado.
    Vestido así, no es de extrañar que le pegarán un par de tiros en la taberna del pueblo.

  137. Venía de las selvas inextricables del jabalí y del uro; era blanco, animoso, inocente, cruel, leal a su capitán y a su tribu, no al universo. dixo...
  138. Nunca daría comienzo a una guerra injusta, pero tampoco daría por finalizada una legítima, excepto derrotando a mis enemigos
    ,,, y metiéndome en las cuevas donde se esconden las bestias feroces y vadeando torrentes y rompiendo jaras y malezas como el jabalí que se abre paso con los dientes; desde entonces, señora puta, yo no tenía más que un pensamiento... ¿cuál? pues meter ruido en el mundo. Me parecía que yo estaba destinado a hacer trastornos, a luchar... y vencer se entiende; todas mis trapisondas habían de concluir con vencer, poniendo bajo mis pies a los pillos que no habían querido reconocer mi grandeza.

  139. O Vadío Da Brétema dixo...
  140. O Atlántico representa unha vivencia básica e radical de todos os galegos de ben. Ademais, o mito celtista impregna hondamente a imaxinación popular. Un texto fundacional irlandés da Idade Media, o Leabar Gabala ou Libro das conquistas, conta que o Eire actual foi fundado polos Gales, que procedían da Torre de Brigantia, ou sexa da actual Corunha. Di o libro que desde a torre da Coruña (aínda está alí) pódese ver a desembocadura do río Shannon, en Irlanda. Foron moitos os autores galegos, desde a Idade Media a hoxe, que corresponderon a eses mitos irlandeses con poesía e novelística celtizante.

  141. A Taberna da Galiana dixo...
  142. El viejo bosque, los valles, la vecindad perenne del mar. Hay una humedad que me va bien al cuerpo y al alma, un elemento humano con el que me identifico. El gallego es uno de los seres más complejos que existen, porque puede ser escéptico y creyente, racionalista (ama mucho la norma jurídica) y soñador, porco y bravo.

  143. solazado y sabroso, con cierto regodeo en los meandros dixo...
  144. Cerca de la parada de la línea le pregunto a un viejo por el próximo tren nocturno hacia el Norte. El tipo duda unos segundos, me mira melancólico y, con el mismo acento que Cunqueiro emitía para contar las cosas del Dr Johnson, me responde: "Todos los horarios están tergiversados y la ardilla se fugó con el hurón".

  145. O Xoves Hai Cocido dixo...
  146. Si la cocinera retrasa algún tanto la sopa, los entremeses permiten ser puntual, y calman aquella primera hambre canina de los invitados. Debe el entremés recordar una comidita de muñecas

  147. Os modernos somos ananos que subimos ao lombo dos xigantes dixo...
  148. Coma unha baluguiña de manteiga

  149. blasfemo en su catedral de lluvia dixo...
  150. Al Oeste, Galicia y la fantasía nórdica

  151. -Ya dixo...
  152. Galicia es un país de tradición oral, un país ahistórico en el que la gente no tiene memoria de la época en que pasaron las cosas.

  153. Prisciliano dixo...
  154. ¿Cómo es Galicia? ¿Cuál es el Ser de Galicia?

    -Bueno, en primer lugar, Galicia está determinada en una enorme parte por su situación geográfica; es decir, Galicia ha sido durante cientos de años el punto final de la Tierra conocida, del Finisterre. Más allá de las rocas negras de Finisterre no había más que el Océano Tenebroso con enormes abismos en el borde del cual navegaban extrañas bestias, Jasconius, Leviatán, creados por el Main el quinto día de su creación, peces enormes –Jasconius desde que fue creado por Dios está en el océano intentando con la boca morderse la cola, como las pescadillas, y todavía no lo ha logrado –tan enorme es-. Esto por un lado; es decir, la cabeza de Galicia en el punto final de la Tierra conocida. Cuando los romanos llegaron por primera vez, en Galicia, al llegar al río Limia en la provincia de Orense, creyeron que habían llegado al río Leteo, al río del Olvido, de la mitología grecolatina. El que lo pasase olvidaría su lengua, se olvidaría de su familia, se olvidaría de su patria, no conocería a los amigos, vagaría amnésico por el mundo y tuvo que ser el que los mandaba, Décimo Junio Bruto, quien pasó a caballo el río y desde la otra orilla empezó a llamarlos por sus nombres recordando las batallas en que habían estado juntos y sucesos que habían compartido, y sólo así se convencieron de que pasando aquel río no se perdía la memoria. De modo que no se puede ser impunemente, como en Galicia, tener los pies en el río del Olvido y la cabeza en el final de la Tierra conocida. Esto ha condicionado en cierto modo la imaginación de las gentes gallegas. Fondo de saco además, ha conocido invasiones tras invasiones, gentes extrañas que han llegado al Finisterre y no han podido pasar de allí, naturalmente. Y entonces se produjo un enorme pueblo de mestizos que no sabemos muy bien de quienes están formados. A los gallegos les seduce pensar que algunos de estos invasores quedaron allí, fueron los celtas, por ejemplo -que no es verdad, por lo menos en la abundancia que se cree, ni el celtismo ha influido tanto en Galicia-. Se ha explicado por el celtismo hasta el humorismo de Camba y de Wenceslao Fernández Florez, se ha explicado por el por el celtismo muchas maneras de ser gallegas; el propio don Marcelino Menéndez Pelayo dice que el priscilianismo se mantuvo en Galicia, esta herejía del siglo V, que se mantuvo en Galicia debido al fondo céltico de la población –vamos, es un decir por por decir-.Y don Claudio Sánchez Albornoz dice que, claro, el gallego, metido en aquel rincón, teniendo que aguantar invasores, pues sólo pudo resistir, bueno pues, dialogando y haciendo trampa en el diálogo en su provecho y cuando existió una norma jurídica, después de la conquista por Roma, pues apoyándose en la norma en la norma jurídica, para subsistir y conservar su pequeña parcela de tierra. Yo supongo que en algún lugar de Galicia debe haber alguien que tiene el mismo pedacito de tierra desde hace dos mil quinientos años, para subsistir.

  155. Don Pimpón dixo...
  156. Non hai cobardía nesta xente das brétemas

  157. Cabalgando con el Diablo dixo...
  158. Cuando el hombre mismo es un demonio no hacen falta más demonios

  159. En esta tasca lo más cercano a la maderaes una caja de fósforos dixo...
  160. no maldigas, que tu próxima vida
    es ésta

  161. Amapola Hanoi dixo...
  162. la seducción sin control del bálsamo negro, el fruto máximo de los “paraísos artificiales”: el opio, zumo de esa flor proscrita, la amapola, frágil como un suspiro, simple hasta el asombro en su misterio crucífero, dotada de 4 pétalos que abren al amanecer y caen al atardecer desnudando la cápsula ovoidal de las semillas, la cabezuela coronada invariablemente de un asterisco perfecto, contenedora de la leche alucinógena

  163. Kravan dixo...
  164. Que venga aquel que dice ser parecido a mí que le escupo en la jeta

  165. Don Celta de Estorde dixo...
  166. Hay que poner, una vez al año, el futuro de la Anglogalician en juego

  167. Sebastián Querol dixo...
  168. Auf alie Fälle führt die Hoffnung weiter als die Furtcht

  169. Guitarra, voz y mandolina. dixo...
  170. Siempre seremos Bushwhackers

  171. The Devil and The Main Knows How to Ride dixo...
  172. Esclavo es aquel que espera por alguien que venga y lo libere

  173. la ardilla dixo...
  174. Porque... Yo solía amarlo ... y él solía amarme... por lo que incluso una mala semilla que se convierte en un árbol podrido... todavía puede tener... una o dos hojas buenas..

  175. incienso y birra dixo...
  176. todas las noches de reyes tengo la misma duda
    ¿el puto Barttshan entra en casa del Main?

  177. La libreta de Van Gul dixo...
  178. Un post insoportablemente provinciano y períferico en un cuaderno de bitàcora que presume de cosmopolita

  179. Juan Caboto dixo...
  180. No me gusta especialmente.
    Lo que pasa es que resbalé en la pastilla de jabón del aire
    y me ahogué en la bañera del mundo.
    Igual tengo que trazar nuevos mapas.

  181. Poison Ivy dixo...
  182. Hacer veneno es tan divertido como preparar un pastel. A la gente le gusta hacer veneno. Si no entiendes esto, nunca entenderás nada.

  183. Beereater dixo...
  184. No es de la benevolencia del carnicero, cervecero o panadero de donde obtendremos nuestra cena, sino de su preocupación por sus propios intereses

  185. Cosaco Dipsómano dixo...
  186. Lo admirable de Rusia es que es el único lugar en que se toma lo suficientemente en serio a los escritores como para matarlos

  187. La tuba de Mitra dixo...
  188. En este día en el que nació nuestro Señor y Redentor, y fue adorado por los pastores y calentado por un buey y una mula, y obsequiado con regalos por los Magos de Oriente el día seis de enero y que después, siendo ya hombre, ayunó cuarenta días en el desierto y sufrió la pasión y que tiene el domingo como su día festivo, y ascendió a los cielos y se convirtió en la segunda persona de la Trinidad, en este día único, los mitraístas te deseamos todo lo mejor.

  189. Porcobravo Flâneur dixo...
  190. No bastará con dar pasos que algún día puedan llevarles a la meta, sino que cada uno de ellos tiene que ser paso y meta al mismo tiempo

  191. Chatarrero de Sangre, Cerveza e Irascibilidad dixo...
  192. Apotemnofilia (Excitación sexual producida por la idea de sentir una amputación) - hubo una entrada sobre ello.

    Ginemimetofilia (Atracción sexual por los travestís)
    Aerofilia (Atracción por el vuelo y todo lo relacionado)
    Vampirismo (Excitación sexual producida por la extracción de sangre)
    Podafilia (Fetichismo originado por los pies)
    Antolagnia (Placer obtenido por el aroma de las flores)
    Nictofilia (Atracción a la oscuridad)
    Aracnofilia (Atracción por las arañas)
    Ofolagnia (Excitación producida por canciones o ruidos eróticos)
    Astrafilia (Atracción por los truenos y relámpagos)
    Belonefilia (Atracción a pincharse y a las agujas)
    Capnolagnia (Excitación producida por la manera en que la otra persona fuma)
    Dipsofilia (Atracción irresistible por beber)
    Consuerofilia (Excitación sexual producida al coserse zonas de la piel con aguja e hilo)
    Eufilia (Atracción por las buenas noticias)
    Melolagnia (Excitación sexual provocada por la música)
    Electrofilia (Atracción por la electricidad y las descargas eléctricas)

    Ave María Purísima, sin pecado concebida.
    Hoy me quiero confesar.

    Aptemnofílico, ginemimetofílico, aerofílico, vampírico,
    podafílico, antolágnico, nictofílico, aracnofílico,
    ofolágnico, astrafílico, belonefílico, capnolágnico,
    dipsofílico, consuerofílico, eufílico, melolágnico,
    electrofílico.

  193. un bosque de Massachussetts (Hawthorne otra vez) dixo...
  194. En la reivindicación del paseo al aire libre como ejercicio creativo para el artista, debería considerarse al paisaje como enemigo. Si es demasiado hostil o encrespado, el escritor puede caer en negros pensamientos y regresar para volcarse en diarios y cartas que lo apartan de la ficción. Si la naturaleza es demasiado frondosa y bella, la inspiración del autor se disparará entre decenas de ideas que no tendrá tiempo de evaluar con calma y criterio. Y es que, si el número de premisas es proporcional a las hojas pisadas durante todas las caminatas de su vida, no es extraño que Nathaniel Hawthorne pudiera haber escrito un bosque entero.

    En Salem ya no dan sombra los árboles de la época de los peregrinos, pero aquel rumor entre salvaje e histórico de los primeros sicomoros, olmos y abetos empujó a Hawthorne a una guerra de estilos y géneros que le llevaría a anticiparse a corrientes de la narrativa estadounidense. A su muerte, aún quedaban pliegos y pliegos de planteamientos nunca desarrollados, puntos de partida ingeniosos y enigmáticos, ideas fugaces como bellotas tiradas por ardillas grises durante el paseo. Por qué algunas de esas sinopsis se convirtieron en relatos y otras no, es algo que ni siquiera el propio Hawthorne conseguiría razonar.

    Su llegada a la literatura fue, siguiendo sus palabras y su imaginación, como un despertar de Rip Van Winkle que pudo no haber ocurrido nunca. «Me senté a la orilla de la vida, como un hechizado, y a mi alrededor brotaron matas; y las matas se hicieron arbustos y los arbustos árboles, hasta que pareció no haber salida posible de las enmarañadas profundidades de mi oscuridad. Y allí seguiría tal vez sentado en este momento…», le escribe a su amigo Horatio Bridge. Esta romántica explicación (tan propia de los motivos por los que es más conocido) perdonaría que sus colecciones de cuentos sean montículos de piezas medio vivas y medio muertas, recolectadas de un bosque de ideas donde todo se enreda. Un demonio que vive en un manuscrito. Una montaña en la que puede distinguirse un rostro de piedra. Un teatrillo que recorre varios siglos de vida a través de una avenida. Una muñeca de nieve que echa a correr.

    La muñeca de nieve y otros cuentos (1852) reúne los últimos coletazos de Hawthorne en la narrativa breve, después de que explotase sus mejores ideas en Musgos de una vieja casa parroquial (1846) y Cuentos contados dos veces (1837), aunque siguen siendo volúmenes sin una línea regular ni una apuesta definitiva por la fantasía y el romanticismo gótico que parecen insinuar los títulos. Al igual que en aquellas antologías, en La muñeca de nieve Hawthorne a veces parece acercarse al folklore de moda (el estilo de Andersen en el cuento que da título al libro, o al de los Grimm en Mi pariente, el mayor Molineux), al artefacto argumental con golpe de efecto (Sílfide Etheredge o Las esposas de los muertos), a la denuncia del puritanismo (El hombre de piedra) y, a la vez, a la moraleja más afectada (John Inglefield). No falta la pulla al gremio de los críticos (La calle mayor), punto débil del escritor desde que La letra escarlata (1850) lo convirtiese en el primer superventas de su país y en diana de mentalidades conservadoras y dolidas. Quizá por esta herida sujeta a una Historia estadounidense aún reciente, Hawthorne se mueve entre escapatorias fantasiosas que anticipan a Algernon Blackwood y un registro escrupuloso y burlesco sobre Massachusetts, lo mismo escenario de atrocidades durante los juicios de brujas como de revoluciones en el proceso de independencia.

    Después de este paseo con luz de ocaso, durante el cual Hawthorne ha ido pasando al lector frutos cogidos de las ramas bajas y fáciles, a veces secos, a veces demasiado blandos, sólo queda reflexionar sobre cada sabor, como un fajo de hojas sueltas en las que no hace falta una lápida de piedra, el dichoso sentido final de todas las cosas.

  195. Emma Frost dixo...
  196. We don’t have a clue what’s really going down, we just kid ourselves that we’re in control of our lives while a paper’s thickness away things that would drive us mad if we thought about them for too long play with us, and move us around from room to room, and put us away at night when they’re tired, or bored

  197. Los bárbaros en la puerta dixo...
  198. Por un momento todo estuvo claro, y cuando eso pasa uno ve que el mundo apenas existe en realidad. ¿No lo sabemos todos en secreto? Es un mecanismo perfectamente equilibrado de gritos y ecos que se fingen ruedas y engranajes, un reloj de sueños que repica bajo un cristal de misterio que llamamos Anglogalician. ¿Detrás de él? ¿Por debajo y a su alrededor? Caos, tormentas. Hombres con martillos, hombres con navajas, hombres con pistolas. Mujeres que retuercen lo que no pueden dominar y desprecian lo que no pueden entender. Un universo de horror y pérdida que rodea un único escenario iluminado en el que los mortales bailan desafiando a la oscuridad

  199. igual ella era otra cosa dixo...
  200. Rodeadla y pedidle con insistencia: “Puta asquerosa, devuélveme los escritos. Devuélveme los escritos, puta asquerosa”. ¿Que te importa un bledo? ¡Ay, fango, lupanar, o algo más corrompido si puede haberlo! Pero no hay que confiar en que esto baste. Si no puede ser de otra manera, saquémosle los colores en su férrea cara de perro. Gritad a coro otra vez con voz más alta: “Puta asquerosa, devuélveme los escritos. Devuélveme los escritos, puta asquerosa”.

  201. 101st Airborne Division dixo...
  202. Renuevo juramento en 2.018
    Juro por el Main este sagrado mandamiento, en el cual yo le debo obediencia incondicional como líder de la Manada y del valiente pueblo porcobravo feniano celto-atlántico; y que como un valiente soldado de la Causa que soy, estaré preparado en cada momento para defender este juramento con mi vida y más allá. IMWT

  203. soy el 102 dixo...
  204. Caras ojerosas, pálidas a causa de los parásitos intestinales, manchadas a causa del escorbuto. El hambre, la insatisfacción continua, las deudas que traen siempre los plazos. El cómo-comeremos, el cómo-dormiremos, el cómo-nos-taparemos-el-roñoso-culo. El tipo de ideas que persiguen y acosan cuando no se tiene más que eso y cuando se está mucho mejor muerto. Porque es el vacío el que piensa, y uno se encuentra ya muerto interiormente; y lo único que se hace es propagar el hedor y el hastío, las lágrimas, los gemidos, la tortura, el hambre, la vergüenza de la propia mortalidad. El propio vacío.

  205. Tengo envidia del lobo gris que se disimula en la lluvia. dixo...
  206. Pedro, salió muy ebrio de la taberna, miró cansado hacia el cielo y se preguntó si, al fin, ese sería el día en que aparecería el lobo de una puta vez.

  207. hecho un gurruño, retraído por el dolor dixo...
  208. No escribo para niños. Escribo y alguien dice: “Éso es para niños”. Yo no me propuse hacer a los niños felices, o hacerles la vida mejor o más fácil

  209. Misfits en un Saco de Patatas dixo...
  210. I like misfits. I worship the brave. I am a lover though I'm not averse to a good wrestle. Your back is mine

  211. cuando decir “chupapollas” era cosa de héroes dixo...
  212. Yo siempre he creído que el gran "hallazgo" de Lou había sido ser un chupapollas degenerado

  213. La Facecias del Bashi-Bazouk (Winter is here) dixo...
  214. Cuando cae la nieve y sopla el viento blanco, el lobo solitario muere pero la manada sobrevive

  215. Nihil Moriarty dixo...
  216. Más sorprendente aún el comentario 106 si tenemos en cuenta que este genio de la música del siglo XX (con mayúsculas) decía que para él «un acorde era suficiente, dos eran para empujarlo y tres ya eran jazz».

    Pero a Lou Reed nunca le hicieron falta más de esos dos acordes y ese «sonido horrible», como lo definió Iggy Pop, para convertirse en una de las voces más influyentes que ha tenido la música popular a lo largo del siglo XX. Así de sencillo, dos acordes y una chupa de cuero.

  217. Fiódor Underwood Crisóstomo Kincaid (FUCK) dixo...
  218. Cuidado, que Moe Tucker echa citrato de sildenafilo en el tea party

  219. A 4 patas dixo...
  220. Por increíble que parezca, sorprende el número de lectores que envía comentarios sin considerar este anuncio. Entonces, una vez más:

    Este blog no publica comentarios anónimos.
    Tampoco seudónimos.
    Las reglas son las mismas para todos.

    En el mismo orden, para toda comunicación personal con el Administrador o con cualquier otro miembro del Club se ruega utilizar el mail de contacto de bitmycockwithafingerinyourass@gmail.com y no los comentarios a las entradas.

    No insistan, nos fuimos al carajo

  221. Tan loco como la bruma y la nieve dixo...
  222. He leído cartas de suicidio con más esperanza que este post

  223. Boroman dixo...
  224. Tony Pulis??? That's as exciting as a night out in Whitley Bay. Looks like we'll be using Porcos tactics of parking the bus. Lets hope it doesn't go to pens.

  225. Prosélito Priápico dixo...
  226. Y eso de que Andrew Knoll es el nuevo entrenador de los porcos bravos?

  227. Dire Straits en Whitley Bay dixo...
  228. @ 112
    Cuatro porcos estuvimos en Whitley Bay en 2015 y te recomendamos su vida nocturna.
    Bravo

  229. Tractor mal aparcado en el Círculo de los poetas Zúticos dixo...

  230. Estuvo muy bien que Willy Sifones,
    Boris Orto y todos esos camaradas del postureo
    escribieran sus Odas al Trabajo: tenían
    obreros siderúrgicos stajanovistas,
    choferes de tractores rojos arando suelo virgen.
    Pero, ¿y yo? ¿Cómo voy a elogiar
    al dueño de la tasca,
    al gallego medio que no compra libros del calibre 66
    al Doctor Johnson que era un farsante?

  231. Persiguiendo una marea de metáforas masturbatorias dixo...
  232. @ 112
    En Whitley Bay vimos al Hombre beber frenadol en una pinta de cerveza.
    Menos coñas con Whitley Bay, WP

  233. Once upon a time dixo...
  234. lamentos en torno de los días ya encauzados en leyenda y en sueño
    de una luz disfrutada alguna vez en una taberna portuaria

  235. Sasquatch. En una orange plank road entre el estar Delfín y el ser Fiera Corrupia dixo...
  236. Mis críticos se sienten perplejos al ver que han coexistido y coexisten aún esos filones contradictorios en mi espíritu

  237. El Heterodoxo dixo...
  238. El neurótico está siempre en el horizonte de él mismo, está preparando el advenimiento. El neurótico, si ustedes me permiten la expresión que creo calcada sobre toda suerte de cosas que nosotros vemos en la experiencia cotididana, está siempre ocupado en hacer sus bagajes, o su exámen de conciencia -es la misma cosa- o en organizar su laberinto -es la misma cosa- él reúne sus valijas pero olvida alguna, o las deja en consignación, pero se trata siempre de valijas para un viaje que no hace nunca

  239. Prosélito Priápico es un gran nick dixo...
  240. Es una especie de confesión de que, cuando se ha bebido en un patio interior, no hay camino de salida.

  241. todos parecían cansados de la vida antes de haber entrado en ella dixo...
  242. Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen.

    Y cuando se fíen, llamad a Quantrill y al Main, y cabalgando con ellos, quemad sus graneros, arrasad sus maizales y vaciad sus tabernas

  243. Fosi Clough dixo...
  244. Aitor Karanka une su destino al del doble campeón de Europa de las Midlands.
    Recordemos que Aitor es uno di noi, porcobravo forever:
    https://anglogaliciancup.wordpress.com/2016/03/07/gutun-mydilsburghtik-la-hoz-y-la-anglogalician/

  245. Robert Lee Stevenson dixo...
  246. Main: nos va a vestir H&M a partir de ahora?

  247. Radical Porco Bravo dixo...
  248. Luego será distinto, pero peor. Nosotros hemos sido los gatopardos, los leones; quienes ocupen nuestro lugar serán los chacales, las hienas

  249. Charcutero Desaliñado dixo...
  250. Ciudad espectral, hecha de prostíbulos, tascas llenas de ingleses, prisiones y desvanes donde lloran mujeres abandonadas

  251. Juan de Castilla dixo...
  252. Los doscientos pantalones se llenan de viento y se inflan. Me parecen hombres gordos sin cabeza, que se balancean colgados de las cuerdas del tendedero. Los chicos corremos entre las hileras de pantalones blancos y repartimos azotazos sobre los traseros hinchados. La puta de la taberna corre detrás de nosotros con la pala de madera con que golpea la ropa sucia para que escurra la pringue. Nos refugiamos en el laberinto de calles que forman las cuatrocientas sábanas húmedas. A veces consigue alcanzar a alguno; los demás comenzamos a tirar pellas de barro a los pantalones. Les quedan manchas, como si se hubieran ensuciado en ellos, y pensamos en los azotes que le van a dar por cochino al dueño.

  253. Ignatius Uario Único dixo...
  254. Soy capaz de tantas cosas y no se dan cuenta. O no quieren darse cuenta. O hacen todo lo posible por no darse cuenta. Necedades. Dicen que la vida se puede recorrer por dos caminos: el bueno y el malo. Yo no creo eso. Yo más bien creo que son tres: el bueno, el malo y el que te dejan recorre

  255. Hammer Of Gods dixo...
  256. Si no me atienden los dioses del cielo, agitaré los del mundo subterráneo

  257. Chatarrero de Sangre, Cerveza e Irascibilidad dixo...
  258. cien mil caballitos de anis

    no vereis mi sangre correr
    ni siquiera sabreis donde estoy
    solo quiero beber en el mar
    caballitos de anis,
    caballitos de anis

    cien mil caballitos de anis

  259. Mandragora Bardot dixo...
  260. Olvido de lo criado, memoria del Criador, atención a lo interior, y estarse amando al Main

  261. Long Swan John Sudden es el nuevo Bunbury dixo...
  262. Cada individuo tiene sin embargo en su mano producir en sí mismo una suerte de revolución fría, situándose por un instante al margen del flujo informativo-publicitario. Es muy fácil de hacer; incluso nunca fue tan simple como hoy adoptar, en relación al mundo, una posición estética: basta con dar un paso a un lado

  263. el cabrón de los spoilers dixo...
  264. —Bueno, adiós —dijo Alan, y extendió la mano izquierda.
    —Adiós —contesté apretándola tímidamente, y marché colina abajo.
    Ninguno de los dos se atrevió a mirar al otro a la cara, ni mientras estuvo al alcance de mi vista me volví para ver al amigo que dejaba. Y, en mi camino a la ciudad, me sentí tan
    perdido y abandonado, que me dieron ganas de sentarme en la cuneta y llorar y gritar como un niño.
    Era cerca del mediodía cuando pasé por la West Kirk y el Grassmarket y entré en las calles de la capital. La enorme altura de los edificios, que tenían de diez a quince pisos;
    los estrechos pasajes abovedados, que vomitaban constantemente transeúntes; las mercancías de los comerciantes en los escaparates; la algarabía y el movimiento interminables; los malos olores y los elegantes vestidos y un centenar de detalles que no acabaría de nombrar me sumían en una especie de estupor y de sorpresa y me dejaba llevar por la gente de un lado para otro; y a pesar de todo, en lo único que pensaba era en
    Alan y en el «Descansa y sé agradecido»; y todo el tiempo (aunque penséis que no debía haberme ocupado más que en deleitarme con tantas cosas interesantes y nuevas para mí)
    sentía en mi interior una angustia parecida al remordimiento por alguna mala acción cometida.
    La mano de la Providencia me arrastró a la deriva hasta las mismas puertas del Banco de la British Linen Company.

    [El editor considera que ahora, cuando David está a punto de alcanzar su fortuna, es el momento de despedirse de él. Puede que algún día se explique cómo escapó Alan, y lo que se hizo en relación con el asesinato, y otros deliciosos pormenores. Sin embargo, eso es algo que depende de la fantasía del lector. El editor siente una gran consideración tanto por Alan como por David, y gustosamente pasaría gran parte de su vida en compañía de ellos; pero en esto podría hallarse solo. Con este temor, y para que ninguno se queje de un vil manejo, se apresura a afirmar que se llevó muy bien con ellos en el sentido estricto y humano de la palabra «bien»; que nada de lo que les aconteció fue deshonroso, y que nada de lo que les faltó se les puede exigir.]

  265. Zaštitnik Bitingkerbs dixo...
  266. Los perros devoraban el domingo / a un gato descuartizado, / arropados por la neblina / y la serenidad del pueblo. / No dejes que me convierta / en un gato descuartizado enfermo de dinero, / y muerto a la puerta de una tasca

  267. Amapola Hanoi dixo...
  268. y las niñas celebrando su comunión pagana cantaban en amapolas empapadas de candor esa tarde de salchichas

  269. Dr. Johnson is very gay, and sociable, and comfortable, and quite as kind to me as ever dixo...
  270. Yo diría que en este aullido errante cohabitan naufragios de sirenas, vestidos de novias ensangrentados, amantes de lunas moribundas, corazones de repuesto, miedos de ginebra, drogas heladas para vagabundos visionarios, suicidios de travestís, crímenes febriles e inquietantes sombras de duda e incertidumbre; pero también brillan la esperanza y el amor y la ironía.

  271. Fred Hankey dixo...
  272. And yet, ah why should Nyky thus be blam’d?
    Of manly love ah! why are men asham’d?
    A new red-coat, fierce cock and killing air
    Will captivate the most obdurate fair;
    Yet slight the cause of Nyky’s late mishap;
    Nyk but mistook the colour of the cap:
    A common errour, frequent in the Park,
    Where love is apt to stumble in the dark.

  273. SheepDogs On The Watch dixo...
  274. COME & GET ME, YA FAGGOTS

  275. Bartolomé Foulkes. Fío Galego dixo...
  276. Long Swan John Sudden, en verdad te pregunto:

    Brunas o blondas?
    Owls or Blades?
    Dónde está la ardilla?

  277. liberad a las ardillas dixo...
  278. Lo normal es que nadie
    se dé cuenta al principio.
    Me ha dado por maravillarme
    de los árboles del parque de la entrada Señor
    Algo puedo deciros:
    son hermosos
    y lo saben.
    También están exhaustos,
    cientos de años
    atascados en el mismo lugar:
    hermosos paralíticos.
    Cuando estoy a sus pies
    sienten que los observo,
    miran cómo agito mi necia
    mano, y envidian la alegría
    de ser un blanco móvil.

    Los ociosos que pueblan los bancos
    empiezan a fijarse.
    «Hay gente para todo…»,
    se oye decir.
    Muchos tienen los ojos
    perdidos en el suelo,
    como si de verdad no hubiera nada
    que mirar, hasta que
    ahí va esa mujer
    saludando a las ramas
    de estos viejos árboles. Alzad
    la frente, amigos, mirad arriba,
    puede que veáis más
    de lo que nunca os pareció posible,
    justo ahí donde algo
    la saluda tal vez para decirle
    que ha visto lo maravilloso.

  279. Mister Brimstone dixo...
  280. No les fue difícil
    enseñar al simio a escribir la alineación de los stags:
    primero le sujetaron con correas a la silla
    y luego en la mano le ataron un lápiz
    (la hoja ya estaba clavada en la mesa).
    El doctor Amor se inclinó sobre su hombro
    y le susurró al oído:
    «Pareces un dios, aquí sentado.
    ¿Por qué no intentas escribir algo un poco más complicado?

  281. Nekron dixo...
  282. Si los muertos pudieran escribir, no tendría sentido que los vivos siguiéramos haciéndolo

  283. Bobinas de relámpagos, desovilladas dixo...
  284. En la lengua en la que se habla peor se miente menos

  285. Vértigo y zozobra dixo...
  286. Así empiezan los cuentos: un niño se pierde en el bosque y un viejo en la tasca.
    Si algún pájaro habló con ellos, no lo sabemos

  287. Amó al coño que se humedece y al cerrajero incunable hervido por los profetas. dixo...
  288. El resultado es tan intenso como inquietante: un paréntesis en la noche oscura del alma, una hoguera de palabras modestas que alumbra los peores rincones del tiempo, su mala sombra.

    solo peces, camarones, lluvias y relámpagos que caen desde la iluminación sobre la rareza del mundo.

    Ustedes tienen aparato teórico me dijo un día un poeta quechua en la tasca del pueblo. Qué va, le respondí yo, apenas una gruesa capa de tocino con que mantenernos a flote cuando las aguas se ponen frías y los razonamientos nos llegan al cuello.

  289. Sláine dixo...
  290. 1. i.e. de ojos claros.
    2. Término con el que, en ciertos ritos de paso, se invoca a una criatura benéfica con lengua de serpiente, cola de ratón y buche de paloma torcaz.
    3. En aquella época, era costumbre regalar llaves a las embarazadas.
    4. Se refiere a los cerros de Úbeda.
    5. Dícese de la franja de luz que asoma por detrás de puertas entornadas. También se aplica al cieno blando, suelto y pegajoso, de color oscuro, que se halla en algunos lugares del fondo del mar o de los ríos.
    6. En inglés, baby squid.
    7. Minutos después de la medianoche del 24 de octubre de 1967, una banda de grullas sobrevoló el hospital donde nuestro autor era dado a luz. Aunque el dato ha sido comúnmente desdeñado por los estudiosos, resulta de lo más sugestivo para entender esta etapa de su vida.
    8. i.e. de pulgares largos y gruesos.
    9. De quien se decía que iba donando segmentos de su voz tras haberla cortado con la hebra más fina de una cuerda de violín.
    10. En francés en el original.
    11. Vivió felizmente hasta los 111 años.
    12. «La escarcha ejerce su secreto oficio, / sin ayuda del viento» (S. T. Coleridge).
    13. Contrabajista de jazz y habitual en numerosas sesiones de los años noventa, en 2002 entró a formar parte de la banda estable del Club Green Mill de Chicago.
    14. Ropa vieja.
    15. Klaus Conrad, quien acuñó el término en 1959, lo define como «visión de conexiones sin razón ni fundamento», acompañada de «experiencias en que, de modo anormal, se da sentido a lo que carece de él».
    16. i.e. de pies pequeños.
    17. Dícese de los bancos de nieve que se forman a ambos lados del camino.
    18. De noche, en el estanque del pueblo, ponen a flotar peces de trapo. Entonces remueven el agua con grandes pértigas de madera, lo que quiere decir que llaman a la puerta de los sueños de sus hijos.
    19. Caparazón de las tortugas de agua o galápagos.
    20. El diccionario lo define como «tenue recubrimiento céreo que presentan las hojas, tallos o frutos de algunos vegetales».
    21. «Traedme un orinal / y veré dentro el mal» (Roman de Renart).
    22. Su amigo Guillaume recuerda que salieron de casa en plena ventisca para traer leña del garaje y se vieron obligados a tender cuerdas entre el porche y la manilla del portón para no perderse.
    23. i.e. uñas manchadas de tierra.
    24. Toda clase de arroz.
    25. Juncos de pescadores al atardecer.
    26. Según Alberto Magno, «el cerebro, tomado por sí solo, es muy frío».
    27. Forma de energía que liberan los alimentos básicos (pan, leche, legumbres) cuando pasan de una mano a otra.
    28. Si hemos de creer a Arnold, fue entonces cuando el mundo de la música volvió a tentarle.
    29. Fósiles de huellas de grandes reptiles ya extinguidos.
    30. Pasaje que evoca unos famosos versos apócrifos de Apollinaire: «Me aventuro cual gato gris / por los tejados de París».
    31. Se trata, como es obvio, de una especulación sin fundamento.
    32. No se ha dicho que, según el mito, cuando los segmentos de voz se dejaban caer sobre el agua (véase nota 9) se creaba una película muy fina donde era posible revelar los sueños de la noche precedente.
    33. También conocidos como «los puertos grises».
    34. In Main We Trust

  291. O Xoves Hai Cocido dixo...
  292. El cocido sabe aquí mejor que en casa: se pica una sopa de pan muy delgadita y luego se vierte encima el caldo del cocido, amarillo de azafrán. Se come uno la sopa, luego los garbanzos, y por último la carne, con tomates cortados por la mitad, espolvoreados de sal. De postre, la ensalada: unas lechugas jugosas con un cogollo muy tierno, como no las hay en Pigstanton.

  293. tres quinquenios dixo...
  294. Un entendido me dijo que los escritores tienen un plazo de quince años para escribir algo digno: luego llega la repetición,incluso la locura.

  295. Prosélito Priápico dixo...
  296. el viento oliendo a resaca, los relojes a la velocidad del ruido
    tus experiencias caben en la popa de un barco que se hunde

  297. Anónimo dixo...
  298. Fucking piece of shit???

  299. Bayard Sheldon Sartoris dixo...
  300. A: Aquiles T: Tortuga

    t0, t1, t2, t3, ... : tiempo 0 o salida, tiempo 1, tiempo 2, tiempo 3, ...69, 88

    El más rápido de los hombres, Aquiles de las tascas, no podrá alcanzar nunca al más lento de los animales, la tortuga, si en una carrera se da a ésta una ventaja inicial: supongamos que Aquiles le da a la tortuga una ventaja de 100 metros. Para facilitar la comprensión pongamos que Aquiles sólo corre diez veces más rápido que la tortuga; en el t0 Aquiles está en la salida y la tortuga a 100 metros; en el t1 (pongamos que 15 segundos) Aquiles recorre 100 metros y la tortuga 10; en el t2 (que es 1/10 de t1 = 1,5 segundos) Aquiles llega al punto en el que antes estaba la tortuga y ésta recorre 1 metro; en el t3 (que es 1/10 de t2 = 0,15 segundos) Aquiles recorre este metro pero la tortuga recorre un decímetro; y así sucesivamente. La estrategia del argumento consiste en considerar los tiempos cada vez más pequeños, precisamente en la proporción en que Aquiles le aventaja a la Tortuga en velocidad (1/10), de este modo, aunque en tiempos y en distancias cada vez más pequeñas (una décima parte en cada tiempo considerado) Aquiles nunca alcanzará a la Tortuga, y así la tortuga irá llevando la ventaja hasta espacios infinitamente pequeños. Recorrer un número infinito de puntos parece suponer, por tanto, recorrer un tiempo infinito. Aquiles no podrá alcanzar jamás a la tortuga aún cuando, evidentemente, se vaya aproximando infinitamente a ella.

  301. medio gramo dixo...
  302. ¡Menudo hostión! ¡Todos sus sesos esparcidos por el agua de la charca! ¡Comida abundante para peces y tritones!

  303. Søren Schopenhauer dixo...

  304. Mi vida ha empezado...con una melancolía espantosa turbado en lo más hondo en la temprana juventud, una melancolía que me arrojó durante algún tiempo al pecado y al vicio, a las putas y a las tascas, y a pesar de ello, hablando desde el punto de vista humano, era más locura, que culpa..

  305. Eugene Philip Coetzee dixo...
  306. Cuando el error se hace colectivo adquiere la fuerza de una verdad.

  307. El espejo del morcillón dixo...
  308. Me levanté y fui hacia el jodido cuarto de baño. Odiaba mirarme en aquel espejo pero lo hice. Vi depresión y derrota. Unas bolsas oscuras debajo de mis ojos. Ojitos cobardes, los ojos de un roedor atrapado por un jodido gato. Tenía la carne floja, parecía como si le disgustara ser parte de mí.

  309. Javier Villafañe dixo...
  310. En literatura es preciso evitar:

    1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.
    2. Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.
    3. La costumbre de caracterizar a sus personajes por sus manías, como hace, por ejemplo, Dickens.
    4. En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, como hacen Faulkner, Borges y Bioy Casares.
    5. En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector.
    6. Los personajes susceptibles de convertirse en mitos.
    7. Las frases, las escenas intencionalmente ligadas a determinado lugar o a determinada época: o sea, el ambiente local.
    8. La enumeración caótica.
    9. Las metáforas en general, y en particular las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.
    10. El antropomorfismo.
    11. La confección de novelas cuya trama argumental recuerde a la de otro libro. Por ejemplo, el Ulises de Joyce y la Odisea de Homero.
    12. Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.
    13. Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.
    14. En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.
    15. Las escenas domésticas en las novelas policíacas; las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. Y, en fin:

    16. Evitar la vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia, el suicidio.

    17. Criticar al Main

  311. Cum on My Tattoo! dixo...
  312. Ayyyy ayyyyy ayyy ay ay ay ay!!!!
    Hnnng

  313. Monsieur Periné dixo...
  314. En un momento dado, te preguntas adónde vas y entiendes que solo te harás viejo y morirás en la entrada de una tasca y que taparán tu cuerpo con serrín

  315. Crisóstomo Sauerkraut dixo...
  316. Te van a poner guapo las hienas...

  317. Storm still. dixo...
  318. To fight spam, please verify you are human.
    To fight spam, please verify you are human.
    To fight spam, please verify you are human.

    Blow, winds, and crack your cheeks! rage! blow!

  319. la Vieja Arenisca Roja dixo...
  320. Sintético, rápido, intuitivo, certero, exento de retórica fácil y de pedantería inane

  321. Atascado en la tasca dixo...
  322. Mi cabeza es un laberinto oscuro. A veces hay como relámpagos que iluminan algunos corredores. Nunca termino de saber por qué hago ciertas cosas

  323. 0 Comentarios dixo...
  324. Óllame co aquelas bágoas caladas, que xa lle fixeron canles polas enrugas, coma quen mira para un que xa non ten remedio, que era mellor que me fendese a maldición... Agora somentes me di “Acouga, meo fillo, acouga...
    ¿Cando vas acougare dunha vece, meu filliño?

  325. Orson (Falstaff at Midnight) dixo...
  326. A fe que este mozo impasible no me aprecia, ni hay quien le haga reír. No es de extrañar: no bebe cerveza. Estos jóvenes tan sobrios no llegan nunca a nada, pues se enfrían tanto la sangre con bebida floja y comen tanto pescado que pillan una especie de clorosis masculina y, cuando se casan, sólo engendran mozas. Suelen ser necios y miedosos

  327. Johnny Cheese dixo...
  328. Un viaje casi alucinatorio hasta las nacientes de la condición humana. La derrota de una demolición.

  329. Ned Merryl dixo...
  330. La literatura es una forma de la memoria que no recordamos.

  331. con un tiro en las mejillas dixo...
  332. y seguimos cabalgando contra negratas, cervatillos, maricones, rojeras de salón y gordas negras mentirosas y contra católicos, y musulmanes y centralistas y tramposos y barrigas azules y ultracapitalistas y otras formas de enemigos degenerados

  333. Pitt Mackeson dixo...
  334. there are worse sins than trying too hard.

  335. los enemas, colitis, perforaciones, infecciones y septicemia por bacterias y amebas que colonizan el material usado para aplicar los enemas dixo...
  336. Nous ne sommes plus vos macaques!

  337. The strange and terrible saga of the outlaw motorcycle gangs. dixo...
  338. the ritual recurrence of the monkey figure is eloquent of a crisis in value and hence anxiety at the possible breakdown of boundary. The primate body became a symbolic arena for reordering and policing boundaries between humans and nature, women and men, stags and porcos, family and politics, empire and metropolis

  339. ¿Quién hizo amarillas las rosas amarillas? dixo...
  340. Lavado por la lluvia, zarandeado por las corrientes, el guijarro no necesita imaginación para alcanzar su forma. Ignora las leyes de la gravedad, de la composición estética y, sin embargo, alcanza el equilibrio.
    Pueden ustedes aprender.

  341. Selecto y Desopilante Batidor de Conejos Muertos dixo...
  342. Harry “Conejo” Angstrom corre por todo el blog. Una mezcla ilegible de discurso y balbuceo. De sermón y delirio. Esta noche le invito en la tasca del pueblo.

  343. leche Pascal dixo...
  344. Los movimientos de la gracia, la dureza del corazón;las circunstancias exteriores.

  345. Stream of Angst dixo...
  346. Si tienes el valor suficiente para ser tú mismo, otros pagarán el precio por ti. No lo dudes nunca.

  347. The Main y nuestra simpatía por el Diablo dixo...
  348. Por qué deseamos que salga indemne de sus fechorías?
    Por qué aceptamos sus purgas?
    Por qué cabalgamos bajo su bandera?

  349. Licenciado en Winesburg dixo...
  350. Mi tarea consistía no solo en desplumar los pollos, sino también en eviscerarlos. Les abres un poco el culo, metes la mano, agarras las vísceras y las sacas. Detestaba esa parte. Asquerosa y repugnante, pero había que hacerlo. Eso es lo que aprendí de mi padre y lo que me gustó aprender de él: que haces lo que tienes que hace

  351. Profeta a las puertas dixo...
  352. Hacemos compañeros del aire y los herimos, para que ellos nos desafíen, completando la creación y esperando el apocalipsis

  353. RODILLO dixo...
  354. Main Monarca del Todo firmó en su momento el gran decreto «Sobre el uso de pociones relajantes y estimulantes». Según dicho decreto, farlopa, speed y hierba quedaron definitivamente admitidos para el uso abierto, puesto que no acarrean daños al Estado sino que ayudan a los ciudadanos en su trabajo y en su esparcimiento. En cualquier farmacia se puede comprar un suelto de farlopa por el precio estándar estatal, dos fentos con cincuenta, no está mal por casi cinco gramos. En cualquier farmacia hay barras habilitadas para que el laborante pueda aspirar por la mañana, o al mediodía, una dosis razonable y dirigirse convenientemente animado a trabajar por el bien del Rodillarato. En cualquier farmacia se venden, además, jeringuillas con speed estimulante y cigarrillos de hierba relajante. Claro que la hierba, como es lógico, se expide sólo a partir de las 17.17. Otra cosa muy distinta son el caballo, la agreta y las setas, sustancias que realmente envenenan al pueblo, lo aflojan, lo sumen en la abulia, diluyen su espíritu y, en consecuencia, traen daño a la Estructura. Por tal razón están prohibidas en todo el territorio de Galizalbion. Un criterio atinado, sagaz. Pero los pececitos… Son como el arco iris divino: viene, te alegra y se va. Después del arco iris de sollos no hay ni resaca ni síndrome de abstinencia

  355. Tommy Stag dixo...
  356. Lead the goat

  357. Inmuscusión Terrupta dixo...
  358. Desconfiad del sueño de los otros, porque si estáis atrapados en sus sueños, estáis perdidos.

  359. Un diluvio épico dixo...
  360. El dolor tiene un elemento de vacío:

    no puede recordar cuándo empezó

    –o si había un tiempo

    en el que no existió–

  361. Barrabás Balarrasa dixo...
  362. Cuando la sangre fluye, el peligro ha pasado

  363. Steerforth Dedlock dixo...
  364. Puke in taverns, composed of jets of gas, is let down, the curtain drawn up for the convenience of the half-price on their ejectment from the ring, the orange-peel cleared away, and the sawdust shaken,

  365. Robert Lee Stevenson dixo...
  366. Siempre cabalgaremos contra la escoria pitecoide. Siempre.

  367. The Mermaid's pussy dixo...
  368. Los escribanos que frecuentan las tascas acaban haciendo un Marlowe

  369. Galician Patriot dixo...
  370. Azul marino, Argén, Rojo

  371. Jack Tar dixo...
  372. Jack Tar who once ashore, gets very drunk and loses all his clothing and hard-earned money when a prostitute steals them. Though he has sworn to never work at sea again, this situation forces him to accept a position on a whaling ship bound for the Arctic Sea, having to endure terrible conditions such as the freezing cold. The song urges sailors to avoid strong drink and the hard lifstyle that comes with it. The exact origins of the song can be traced to the English Merchant Navy, likely from the 2007 - 2017 period.

  373. Freezer, Nicholas Skeres and Robert Pooley Inc dixo...
  374. Sabemos de un perisodáctilo solípedo salvaje que pronto pasó de potrillo a garañón, o semental, según los hunos o los otros y quien siempre defendería a toda costa su libertad. Aunque su madre tenía la capa baya, él salió mesteño. In tavern brawl, por no saber cerrar el culo a tiempo.

  375. un pinturero facazo de daga dixo...
  376. dipsómano, violento, sodomita, ateo
    el epítome del malditismo en las tascas burguesas

  377. las tabernas patibularias del Main dixo...
  378. Los delirios rectales de una catarsis salvaje y bruta

  379. Iago Aspas por sempre dixo...
  380. Asociación de sensaciones como el que se declara gordo, viejo, cansado y enfermo, más de lo mismo.
    Necesitaba comer con urgencia para combatir el sueño, así hacía
    cuando se quedaba trabajando por las noches. Estaba destemplado,
    no sabía si había dormido bien, pero dormirse de frío sería como no poder hacerlo por la canícula. Sinestesia elitista o refrán que cifra en el hambre o sueño o ruindad de dueño las causas del bostezo

  381. Una cuerda de presos en Culo Penang dixo...
  382. El Cielo Homosexual en pleno. Mis antepasados homosexuales de ambos sexos, una jerarquía de pederastas, sodomitas, bolleras, maricas, sarasas, nenazas, bisexuales, mariposones, transexuales, locas, marimachos, bujarrones: Homero, André Gide, George Sand, Christopher Isherwood, Chaikovski, Wagner, Coleridge, Gertrude Stein y Alice, Cole Porter, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Sócrates, Francis Bacon, James Baldwin, William Burroughs, Allen Ginsberg, Paul Bowles, Yukio Mishima, Jean Genet, E. M. Forster, Proust, Henry James, Aristóteles, Cavafis, Christopher Marlowe, Billy Strayhorn, Tennessee Williams, García Lorca y demás

  383. los trataditos de Hermes Trismegisto, el pelmazo de Husserl y el cabrón del prado dixo...
  384. Si tres no encuentran a un cuarto, tres se vuelven dos

  385. ni uno solo de quienes fueron erigiéndose en redentores del trabajador se dignó trabajar; que todos hicieron la trampa de ilegalizar el trabajo por cuenta propia, y que el resultado invariable de sus dictaduras ha sido no sólo depauperación sino retorno a las castas, adobado con la suplantación del conocimiento por paranoia, y planes eugenésicos sinónimos de genocidio. dixo...
  386. Siento orgullo por pertenecer al género sapiens/demens, que inventó las cafeterías, el sistema gulag, la rueda y -monumento de los monumentos- internet, con el cual se cancela toda distancia, salvo la de alma y alma. El respeto de mi vecino funda el mío propio, sin perjuicio de que podría ser un asesino, y en ese caso toca ir a por él sin contemplaciones. La palabra fe siempre me produjo algo de alergia, porque no se me olvida que el creyente originario fue Abraham, y creyó en la voz interior cuando le mandaba degollar a Isaac. ¿Cómo no puso en duda una orden venida de su ombligo, permitiéndose al tiempo dudar del mundo entero? Temo que ahí está el prototipo del vecino chungo, dispuesto a darte órdenes en función de su propia incapacidad para convencer y seducir. La inteligencia es lo divino del hombre, y llamándonos a entender nos enseña lo esencial de la elegancia -de eligere, elegir-, que es precisamente experimentar antes de pontificar, lo inverso de Abraham y Mahoma cuando abogan por creer antes de ver. Creo que las cosas mejoran sin pausa; pero violando con ello el sermón de los rencorosos, cuyo logro supremo es llamar información al alarmismo amarillista, olvidando por sistema lo fértil que fue y sigue siendo identificar la libertad con la justicia, haciéndonos responsables en todo momento a todos.

  387. Porco Porco dixo...
  388. Según algunas fuentes, el interés desmedido del correo de las tabernas por los idiomas le llevó a reunir cuarenta monos de diferentes edades y especies y los instaló en su casa en la costa gallega en un intento de estudiar su forma de expresión oral y su “vocabulario”.

    Según parece, el escribano aprendió a imitar muchos de sus sonidos, hasta el punto de mantener breves conversaciones con los simios.

    Se cree que alrededor de 2011 ya había reunido una lista de cerca de sesenta palabras pero, lamentablemente, todas sus supuestas anotaciones al respecto se perdieron en un incendio en 2017.

    Esta historia, más o menos creíble conociendo la azarosa vida del zar de las tascas, pero muy sorprendente, inspiró al artista Ladillao Cubeiro parte de la colección de acuarelas reunidas bajo el título “Que Pancha Tantra” (que toma el nombre del libro hindú ancestral de fábulas animales del siglo III al V a.C. y considerado como el precursor de las Fábulas de Esopo y Popeye)

  389. Pedrito dixo...
  390. ¿Para cuando La Copa pasará a estar en un lugar digno y dejará de exhibirse en esa vitrina fea del Grifón y se trasladará a su sitio natural que es encima de la batería de Pedrito Diablo y los Cadaveras en el Soul Beer?

  391. Hud Bannon dixo...
  392. Well, I'll shit it out by the oak tree in the morning, you just go and help yourself.

  393. Anónimo dixo...
  394. para eso que la lleven el Basset que al menos dio camisetas

  395. Fiódor Underwood Crisóstomo Kincaid (FUCK) dixo...
  396. A inicios de 2017 los científicos descubrieron un extraño caso de sexo entre especies, con el registro de un macaco (Macaca fuscata) que se montó en una cierva Sika (Cervus nippon) en un parque natural de la isla de Yakushima, Japón.

    Necesitamos monos naranjas nuevos para trabajar en el andamio

  397. Tan loco como la bruma y la nieve dixo...
  398. Creo que se juega con la idea (la fantasía, quizás) de penetrar analmente a una chica sin previo aviso, como parte de ese gran ritual y obsesión masculina por el sexo anal

  399. Nihil Moriarty dixo...
  400. ¿Qué hace uno cuando toda su identidad queda destruida en un solo instante? ¿Cómo reacciona uno cuando toda la historia de su vida resulta estar equivocada?

«A máis antiga ‹Máis antiga   1 – 200 de 268   Máis recente › A máis nova»

Publicar un comentario